El 28% de los fallecidos en CABA residían en geriátricos

Junto con los barrios vulnerables, los geriátricos son uno de los puntos más delicados en el momento de enfrentar la pandemia.

Hasta el momento, según el Ministerio de Salud de la Ciudad, hubo 1031 casos confirmados de Covid-19 en estos establecimientos, de los cuales 134 fallecieron. Esta cifra representa el 28% por ciento del total de fallecidos en toda la Ciudad por coronavirus.

Flavio Asch, dueño de la Residencia Del Arce sostiene que a fines de mayo se comunicaron con el Gobierno de la Ciudad pero les comunicaron que no estaba indicado en el protocolo testear a los pacientes asintomáticos. Ante esta perspectiva, afirma que desde la residencia igualmente se llevaron adelante los testeos correspondientes.

“De todos modos, nosotros les ofrecimos a los familiares la posibilidad de hisopar a los residentes, y que desde el geriátrico nos haríamos cargo de los testeos. Nosotros ya habíamos presentado un amparo judicial el 24 de abril para pedir que el Gobierno venga a hisopar, más allá de todos los protocolos que nos enviaron” menciono.

El 30 de mayo testearon por cuenta propia a 48 empleados y siete jubilados de los cuales solo uno dio positivo. El caso confirmado resulto ser una empleada administrativa asintomática pero cuatro días más tarde, un residente empezó a tener síntomas y la cadena de contagios se disparó.

Según indica, desde el 14 de mayo han recibido 10 visitas por parte del Gobierno porteño a fin de confirmar el cumplimiento de las medidas de precaución pero “Por más que tomamos todas las medidas, no pudimos evitar la propagación de este virus”, agregó.

Si bien hace unos meses desde los geriátricos de la Ciudad se denuncia que los protocolos del Gobierno son difíciles de cumplir, Asch destaco que esta situación mejoro. “Tenemos mucho contacto. Desde el punto de vista económico no nos ayudan, pero sí nos brindan asistencia con especialistas. Fuimos hablando con las autoridades y los protocolos mejoraron”.

“En gran parte siento que estamos más cerca en cuanto a los protocolos y pudimos hacer un buen acompañamiento para salir adelante en el marco de la pandemia. Pero también hay geriátricos que iniciaron medidas legales porque aducen que no pueden cumplir con los protocolos. Pero en un momento en el que suben los casos, queda en evidencia que no pueden trabajar por separado lo público de lo privado”, comenta Paula Zingoni, directora general de Planificación Operativa del Ministerio de Salud de la Ciudad.

Por su parte, Eugenio Semino, Defensor del Pueblo de la Tercera Edad explica que las advertencias fueron debidamente presentadas y hace poco más de una semana, empezaron los testeos serológicos por parte del Gobierno porteño, tanto en los establecimientos privados como en los públicos. “Eso es un gran avance”, dice. “El peligro subyace por el movimiento del personal, que, en muchos casos, está mal pago y deben tener varios trabajos. Creo que se perdió mucho tiempo hasta que empezaron a testear”.

Semino hoy ve un panorama mucho mas alentador. “Creo que en la Ciudad el riesgo disminuyó notoriamente. Uno nunca está del todo seguro, pero pasamos a una etapa de mayor tranquilidad. Los testeos van a disminuir los riesgos, pero esto no quiere decir que no vaya a haber contagios. Pero esto es en la Ciudad, en la Provincia de buenos Aires no hay datos certeros y recibimos muchas denuncias”. 

Paula García Izarcelaya, quien también dirige residencias geriátricas, Nuevo Estilo Mayores y Otro Estilo Mayores, dice que los testeos serológicos que hace el Gobierno son un gran avance, pero que también dan muchos falsos positivos. Eso, según indica García Izarcelaya, podría hacer que un empleado que no tiene Covid-19 se contagie en las mismas unidades donde van a realizarse los hisopados por un falso positivo.

“Además, como tardan mucho en comunicar los resultados, uno pierde personal durante días. Otro punto importante es que nos faltan listas de proveedores; a veces hay barbijos N-95 con $2000 pesos de diferencia y no sabemos cuál comprar. De todos modos, la situación mejoró mucho, pero aún hay puntos que mejorar. Por ejemplo, cuando un residente vuelve de una internación por cualquier motivo, debería ser hisopado antes de regresar al geriátrico. Pero debo destacar que la gente de prevención de la Ciudad te atiende a cualquier hora y vienen inmediatamente a ayudarte si hay un caso sospechoso o positivo”, agrega García Izarcelaya.

Mas alla de esto , hay familiares de residentes que ponen en duda el cumplimiento de los protocolos en los geriatricos como ser el caso de Diego Yosco y Beatriz parrado, hijos de residentes.

“Por más que dicen que tomaron todas las precauciones el resultado fue otro. Yo tengo una foto del 13 de abril, ese día fui a ver a mi papá. Lo vi desde la puerta, había un vidrio que nos separaba porque desde el 13 de marzo que no podemos entrar al geriátrico. En la foto, detrás de mi papá se ve una sala común, en donde están todos los abuelos encimados, sin que se respete la distancia entre personas. Están sentados uno al lado del otro. Además, hasta el momento, desde el geriátrico no se comunicaron conmigo ni para preguntarme cómo estoy “, dice Yosco.

Por su parte, Beatriz Parrado tenía a su madre internada en el geriátrico Del Arce y falleció la semana pasada a los 91 años, pero el test de coronavirus le dio negativo. “Hace dos sábados a mi mamá la hisopó el Gobierno de la Ciudad y no tenía coronavirus” sostiene.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s