Tag Archives: tratamientos

Para qué sirve la radioterapia?

La radioterapia es un término que se utiliza generalmente para describir las técnicas de tratamiento de cáncer mediante radiaciones.

Como la quimioterapia, la radioterapia es activa en la maduración y crecimiento de las células, como las cancerosas son más activas y crecen más rápido que las normales suelen ser más sensibles a la radiación y, por eso, son destruidas más fácilmente con la radiación.

Cómo actúa la radioterapia

aplicaion-medicinal

La radioterapia se utiliza para tratar un cáncer local que aún no está avanzado ni se ha diseminado por otras partes del cuerpo. La principal diferencia de la quimioterapia es que la radioterapia se realiza por medio de radiaciones directas en el tumor.

Estas radiaciones dañan el ADN de las células afectadas y las impiden reproducir más o aumentar de tamaño. Un punto muy positivo del tratamiento de radioterapia es que el daño celular del ADN de las células es heredado por otras células, de esa forma ellas mueren o se reproducen más lentamente.

En el caso de la radioterapia existen células normales de crecimiento rápido que pueden verse afectadas por la radiación, especialmente las células de la piel y del cabello. Por lo tanto, es posible ver a menudo efectos secundarios de la radiación en forma de caída de cabello y quemaduras en la piel.

¿Cuándo es indicada la radioterapia?

La radiación puede ser utilizada como tratamiento único, en combinación con quimioterapia, o servir para reducir el tamaño de determinados tumores que luego pueden venir a ser removidos mediante cirugía.

En otras ocasiones, se utiliza como tratamiento secundario para eliminar los residuos de tumor que permanecen después de una cirugía o una quimioterapia.

No siempre la radioterapia es utilizada como tratamiento curativo, a veces es sólo un tratamiento paliativo, o sea, que limite el tamaño de los tumores y de esa forma mejore la calidad de vida del paciente afectado por el cáncer.

Cómo cuidar la piel en la radioterapia

Pasar una crema en la piel de la cara y el cuerpo antes de dormir, algo tan ordinario para la mayoría de la gente, puede no ser un proceso tan simple después de pasar por una quimio o radioterapia.

En estos casos, los cuidados deben ser intensificados, ya que la piel queda fragilizada: puede rascarse, quedar roja, irritada, seca, escamosa, entre otros efectos colaterales. Y los hombres también deben estar atentos, sobre todo a la hora de afeitarse.

En el caso de una radioterapia, hay algunos cuidados para quien está pasando por una radioterapia:

1. Lavar el área irradiada con agua y jabón y enjuagar con una toalla suave, sin frotar;

2. No entre en saunas, baños calientes, ni utilice bolsas de agua caliente o hielo, lámparas solares o cualquier otro material sobre la piel en tratamiento;

3. Proteja la piel de la luz solar hasta un año después del final del tratamiento, usando protector solar factor 15, blusa o camiseta;

4. Evite usar ropa apretada, sujetadores, camisas con cuello y pantalones vaqueros;

5. No utilice tejidos sintéticos del tipo nylon, lycra, algodón o tejidos mixtos con mucha fibra sintética. La ropa debe ser hecha de algodón.

Cuáles son las formas de tratamiento contra el cáncer?

Existen muchos tipos de cáncer y cada caso pide un tipo de tratamiento.

Conoce cuáles son las formas de tratamiento contra el cáncer:

Cirugía

La cirugía se realiza especialmente si la enfermedad parece estar contenida en un área localizada, y se realiza para retirar el tumor junto con cualquier tejido cerca que pueda contener células cancerosas.

Otros tratamientos, como la radioterapia y la quimioterapia, se pueden realizar junto con la cirugía, y se pueden administrar antes o después de la cirugía.

Radioterapia

La radioterapia, así como la cirugía, se realiza principalmente para tratar tumores localizados. El tratamiento radioterápico destruye las células cancerosas o las daña para que no puedan desarrollarse, y puede ser administrada aisladamente o junto con la cirugía o quimioterapia. Más de la mitad de los pacientes con cáncer reciben radioterapia en algún momento del tratamiento.

cancrQuimioterapia

La quimioterapia,  es el tratamiento con medicamentos anticancerígenos administrados por vía venosa o oral. En la mayoría de los casos, se utiliza más de un medicamento quimioterápico. A diferencia de la radioterapia o la cirugía, los medicamentos quimioterápicos pueden tratar los cánceres que se han diseminado por todo el cuerpo.

Otras alternativas

Las regiones que poseen clínicas Santiago, Norte y Sur de Chile, cuentan con muchas opciones de clínicas que también poseen otras alternativas para el tratamiento de cáncer.

Terapia Biológica

La terapia biológica o inmunoterapia utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer o disminuir los efectos colaterales de algunas terapias contra el cáncer. Las terapias biológicas pueden detener o disminuir el crecimiento de las células cancerosas, ayudar a las células del sistema inmunológico sanas a controlar el cáncer, o ayudar a reparar las células normales dañadas por otras formas de tratamiento contra el cáncer.

Terapia objetivo

Utiliza medicamentos que apuntan a las alteraciones de un gen específico que ayudan a las células cancerosas a crecer y desarrollarse. Ataca el funcionamiento interno de las células cancerosas. Muchas veces se administran junto con la quimioterapia y otros tratamientos.

Terapias Alternativas y Complementarias

Cuando un paciente es diagnosticado con cáncer de estómago, por ejemplo, probablemente se enterará de otras formas de tratamiento de la enfermedad para aliviar los síntomas. Estos métodos pueden incluir vitaminas, hierbas y dietas especiales u otros métodos, como acupuntura o masaje.

Las regiones que poseen clínicas Santiago, Norte y Sur de Chile, ofrecen diferentes tipos de tratamiento para los más diversos casos de cáncer, llevando en cuenta el histórico, planes de salud y ubicación del paciente.

Ejercicios físicos para pacientes con cáncer

La práctica de ejercicios físicos regularmente, además de mejorar la capacidad funcional, disminuye el sedentarismo, disminuye el estrés, aumenta el HDL (colesterol bueno) y favorece el control de azúcar en la sangre.

El cáncer y el propio tratamiento de la enfermedad es muy agresivo, causado tanto secuelas crónicas, como la disminución de la fuerza muscular y de la capacidad funcional, hasta la fatiga del paciente.

De esta forma, el ejercicio debe iniciarse durante el tratamiento oncológico. Si se realiza con orientación y supervisión, ayuda a la recuperación del paciente. Pero hay que tener cuidado, porque incluso si la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda en promedio 150 minutos de ejercicio en cinco días a la semana, un paciente que está pasando por un tratamiento de combate al cáncer debe tener una atención especial.

Toda la actividad física hecha por el paciente, debe ser prescrita después de una evaluación médica y debe ser individualizada de acuerdo con la necesidad de cada uno. Ya que existen algunas contraindicaciones que pueden variar dependiendo del cuadro clínico, tipo de tumor y tratamiento realizado.

Para qué sirve la medicina nuclear

La medicina nuclear (MN) es la modalidad en la radiología que utiliza fuentes con sustancias radiactivas para la formación de diagnóstico por imagen y para el tratamiento de patologías. Estas fuentes se administran por vía oral, inhalatoria, venosa o subcutánea.

En la medicina nuclear se permite observar el estado fisiológico de los tejidos de una forma no invasiva. Eso es posible a través de una identificación en las moléculas en procesos fisiológicos con isótopos radiactivos, denunciando su ubicación por emitir radiación nuclear y brillar en las imágenes de diagnostico.

epilepsia-informacion

Con esta detección es posible formar imágenes o películas que muestran el funcionamiento del órgano.

Además de permitir un diagnóstico más rápido, la medicina nuclear sirve para ser utilizada de forma terapéutica, con el objetivo de curar patologías, como algunas formas de neoplasias.

Efectos colaterales

A pesar de la radiación alcanzar directamente el tumor, con la intención de disminuir lo máximo posible a la exposición del cuerpo a la radiación, los efectos colaterales todavía pueden suceder.

El mayor problema en la utilización de la medicina nuclear es el precio, limitando a varios hospitales a utilizar esta técnica. Sin embargo, ciertos procesos son imposibles de diagnosticar de forma no invasiva sin la medicina nuclear.

La radiación recibida en un examen es menor que la recibida en una radiografía y normalmente no interfieren en los procesos fisiológicos normales. Los casos graves ocurren generalmente en casos de alergia al agente químico.

La medicina nuclear puede ser utilizada para la evaluación funcional de órganos como la tiroides, glándulas salivares, páncreas, hígado, los pulmones, entre otros.

Con ella también es posible, mapear el riego sanguíneo, la viabilidad del cerebro y del corazón y en el diagnóstico de tumores malignos por el cuerpo. Además del diagnostico, las técnicas se pueden utilizar en el control de las respuestas del tratamiento de tumores malignos.

La mamografía

La mamografía es un tipo específico de radiografía de las mamas capaz de revelar la existencia de señales precoces del cáncer de mama, antes de que las lesiones sean palpables. El examen también puede ayudar a verificar la necesidad de tratamientos intensivos para los tumores y la conservación de la mama si se requiere una cirugía.

La mamografía, la resonancia magnética y el ultrasonido desempeñan con excelencia la determinación del tamaño del tumor (T). En la búsqueda por la investigación de ganglios linfáticos acometidos y de metástasis a distancia, la medicina nuclear demuestra su gran importancia.

El examen de mamografía se realiza con un mamógrafo (aparato de rayos X), donde la mama se comprime para ofrecer imágenes de alta calidad para un mejor diagnóstico. La compresión de las mamas es necesaria para que el examen sea efectivo, y la eventual incomodidad que puede generar es totalmente soportable.

La detección precoz del cáncer de mama a partir de la medicina nuclear es la clave para el tratamiento exitoso y la mamografía es la mejor forma de descubrir el cáncer de mama antes de que sea detectable por el examen clínico.

Conozca 2 tratamientos para embarazarse

tratamiento_embarazoBuscar ayuda especializada es el primer paso para enfrentar el problema de la infertilidad. Actualmente, la medicina ofrece varias respuestas y ayuda a innumerables parejas a realizar el sueño de tener un hijo.

Si después de un año de relaciones sexuales sin protección no puedes quedar embarazada, debes buscar ayuda especializada. En la consulta, el médico evaluará los diversos parámetros, tanto femeninos como masculinos, que pueden dictar la infertilidad: genética, hormonas, ovulación, esperma, hábitos de vida, entre otros factores.

Fertilización in vitro

A menudo designada por las iniciales FIV, este enfoque consiste en la fecundación del óvulo en laboratorio y se utiliza cuando la fecundación no se da, incluso después de varios ciclos de estimulación ovárica o inseminación intrauterina. Esta incapacidad puede deberse a la disfunción ovulatoria, obstrucción de las trompas o déficit en las células reproductoras (gametos).

Después de la monitorización de la ovulación y de la estimulación hormonal de los ovarios, se procede a la recolección de los ovocitos por vía transvaginal, una punción realizada con control ecográfico y anestesia.

El hombre, por su parte, hace la cosecha de semen. Este será preparado para fertilizar los óvulos de la mujer en laboratorio, permaneciendo en una incubadora.

Entre 2 y 6 días más tarde, se realiza la transferencia de 1 ó 2 embriones en consultorio a través de un catéter (no requiere anestesia).

A lo largo de todo el proceso la mujer deberá tomar alguna medicación para preparar el organismo para la fecundación. La implantación del embrión sólo ocurre cerca de 8 días después, es un proceso natural, y el embarazo es confirmado entre 12 y 14 días después por análisis a la sangre.

Si no se concreta se puede realizar un nuevo ciclo de tratamiento, recurriendo a los embriones de la pareja no utilizados y que fueron preservados.

Inseminación intrauterina

Ante la sospechosa de disfunción hormonal puede realizarse una estimulación ovárica, tratamiento que permite inducir la ovulación mediante la administración de hormonas como la hCG por inyección subcutánea. Se recomienda tener relaciones sexuales en los 3 días siguientes al tratamiento para aumentar hipótesis de fecundación.

Cuando los parámetros analizados se presentan normales (esperma, trompas, hormonas) pero, aún así, el embarazo no ocurre se procede a la estimulación hormonal con inseminación intrauterina.

En primer lugar se realiza la monitorización y estimulación ovárica, mediante ecografía e inyección hormonal, respectivamente. Se sigue la recogida del esperma que está preparado para simular el proceso en el interior de la vagina y, por último, introducido directamente en el útero por medio de un catéter.

Este tratamiento está indicado para las parejas en que la edad de la mujer es inferior a 37 años, a partir del cual deberá recurrirse a otras terapias debido a la probabilidad reducida de embarazo espontáneo.

Todo lo que se debe saber sobre radioterapia

La radioterapia es un tratamiento en el que se utilizan radiaciones para matar o evitar que crezcan las células de un tumor. Estas radiaciones no se ven y durante la aplicación el paciente también no sentirá nada. La radioterapia puede ser usada en combinación con la quimioterapia u otros recursos utilizados en el tratamiento de tumores.

La mitad de los pacientes con cáncer son tratados con radiación y un número cada vez más creciente de personas se curan con este tratamiento. Cuando no es posible obtener la curación, la radioterapia puede mejorar la calidad de vida del enfermo, reduciendo el tamaño del tumor, aliviando la presión y contribuyendo para disminuir considerablemente el sangrado, el dolor y otros síntomas, proporcionando mayor alivio a los pacientes.

http://medodedentista.com.br/wp-content/uploads/2016/01/radioterapia.jpg

Según la localización del tumor, la radioterapia se realiza en centros clínicos especializados de dos maneras:

• Externamente, donde la radiación se realiza a través de dispositivos que se retiran del paciente. Se llama radioterapia externa.

• Cuando el material radiactivo se aplica por medio de dispositivos que entran en contacto con el cuerpo del paciente, llamada radioterapia de contacto.

Este tratamiento se realiza de forma ambulatoria. Está previsto de acuerdo con las necesidades de cada paciente y seguir cuatro pasos principales:

Paso 1 – Médico:

Un radioterapeuta lo examinará y le hará una serie de preguntas para averiguar todo lo que le ha sucedido y pedir algunas pruebas.

Paso 2 – Encuentro de Tratamiento y Definición:

Cuando las pruebas están listas, se ha programado una reunión para estudiar la enfermedad. Varios profesionales definirán la forma y duración del tratamiento.

Paso 3 – Remisión a la programación del tratamiento:

Para programar el tratamiento se utiliza un dispositivo llamado simulador. A través de los rayos X, el médico marca la zona a tratar, marcar la piel con una tinta. Con el fin de que la radiación alcanze sólo el área a tratar, en algunos casos, un molde de yeso o plástico se puede hacer para ayudar a mantener a la persona en la misma posición durante la aplicación.

Paso 4 – Aplicaciones:

La cantidad será determinada por su doctor de una clínica especializada. El número requerido de aplicaciones puede variar según la extensión y localización del tumor, los resultados de sus exámenes y su salud. Durante la aplicación quedaras solo en la habitación donde los aparatos serán. Un técnico estará en la sala de control al lado observándolo a través de un vidrio especial o en un televisor.

Recomendaciones:

El área de la piel tratada es descubierta durante la radiación, trate de usar un traje que facilita desvestirse y vestirse.

No se mueva, por lo que la radiación no supere los límites de la zona a tratar.

Procure usar en la piel cosméticos recomendados para aquellos que hacen radioterapia. La piel permanecerá sensible por la radiación.

Efectos secundarios de la radioterapia
La radioterapia es una práctica médica que acostumbra tener muy buenos resultados en el combate contra el cáncer. Mostrándose eficaz en la destrucción de las células cancerígenas, pero al ser un tratamiento intenso y radioactivo, al igual que otros tratamientos, a menudo causa efectos secundarios.
La radioterapia siempre difiere en su realización, de acuerdo a la persona y el tipo de cáncer que pretende atacar. Los problemas secundarios se producen debido a que, a la par con las células cancerosas, la radioterapia también mata las células normales que se encuentran cerca al área de tratamiento.
Entre estos efectos adversos registran: los efectos cutáneos, la radioterapia produce muchas veces sequedad e hinchazón en la piel. La fatiga es otro de los efectos secundarios de este tipo de tratamiento.
También se tiene que considerar el efecto agresivo que produce la radioterapia en la zona donde es aplicado, provocando malestares y daños localizados.

Medicina nuclear: tecnología eficaz en diagnósticos y tratamientos

La medicina nuclear puede ser caracterizada como una especialidad médica que utiliza la radiación para diagnosticar e investigar enfermedades. Gran herramienta en los más diversos núcleos de muchas clínicas y hospitales, la medicina nuclear no es una técnica invasiva y además posee un bajo costo relativo.

Cuando hablamos en medicina nuclear muchas personas se asustan por cuenta de la radiación emitida. La verdad es que esa especialidad utiliza apenas pequeñas cantidades de materiales radiactivos, por medio intravenoso, oral, inhalación o por vía subcutánea.  La distribución es hecha a células u órganos específicos.

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQ9gt2DFAt9S89E7bJQPvhoAI85hOB0bFKrruHIZdeLh8GXUHSL

Como es realizada la medicina nuclear

Las pruebas y exploraciones del procedimiento, son se realizadas con un líquido radioactivo conocido como contraste. Actualmente las análisis detectan con precisión los tumores, en las más variadas regiones del cuerpo. A partir de las variedades de exámenes y los cambios de regiones del cuerpo que serán analizadas, la cantidad del agente contraste puede también variar, así como también es establecida de acuerdo con el peso y edad del paciente.

El nivel de radiactividad utilizado no debe ser un factor preocupante, una vez que es menor que el de una radiografía simple. La medicina nuclear es administrada en vivo y no posee riesgo de reacciones alérgicas.

Informaciones adicionales:

  • El material radioactivo en el cuerpo  perder su radiactividad natural en poco tiempo.
  • El material radioactivo también se elimina en la orina y las heces.
  • Es importante hablar con su médico acerca de tener relaciones sexuales o estar cerca de los niños y mujeres embarazadas después de los exámenes.
  • Beba abundante agua para eliminar el material radiactivo.
  • Las pruebas de medicina nuclear no se recomiendan para las mujeres embarazadas.
  • Las mujeres que están amamantando deben informar a su médico.

Acuérdese:

Los escáneres utilizados en la medicina nuclear tienen la capacidad de diagnosticar hasta los más pequeños tumores, algunos que son imposibles de ser detectados a través de pruebas sencillas.

No tenga temores y haga de la medicina nuclear una aliada en la salud, con ella es más simple que el especialista estudie su caso de manera eficaz, para buscar el mejor y más eficaz tratamiento.