Tag Archives: tratamientos paliativos

Para qué sirve la radioterapia?

La radioterapia es un término que se utiliza generalmente para describir las técnicas de tratamiento de cáncer mediante radiaciones.

Como la quimioterapia, la radioterapia es activa en la maduración y crecimiento de las células, como las cancerosas son más activas y crecen más rápido que las normales suelen ser más sensibles a la radiación y, por eso, son destruidas más fácilmente con la radiación.

Cómo actúa la radioterapia

aplicaion-medicinal

La radioterapia se utiliza para tratar un cáncer local que aún no está avanzado ni se ha diseminado por otras partes del cuerpo. La principal diferencia de la quimioterapia es que la radioterapia se realiza por medio de radiaciones directas en el tumor.

Estas radiaciones dañan el ADN de las células afectadas y las impiden reproducir más o aumentar de tamaño. Un punto muy positivo del tratamiento de radioterapia es que el daño celular del ADN de las células es heredado por otras células, de esa forma ellas mueren o se reproducen más lentamente.

En el caso de la radioterapia existen células normales de crecimiento rápido que pueden verse afectadas por la radiación, especialmente las células de la piel y del cabello. Por lo tanto, es posible ver a menudo efectos secundarios de la radiación en forma de caída de cabello y quemaduras en la piel.

¿Cuándo es indicada la radioterapia?

La radiación puede ser utilizada como tratamiento único, en combinación con quimioterapia, o servir para reducir el tamaño de determinados tumores que luego pueden venir a ser removidos mediante cirugía.

En otras ocasiones, se utiliza como tratamiento secundario para eliminar los residuos de tumor que permanecen después de una cirugía o una quimioterapia.

No siempre la radioterapia es utilizada como tratamiento curativo, a veces es sólo un tratamiento paliativo, o sea, que limite el tamaño de los tumores y de esa forma mejore la calidad de vida del paciente afectado por el cáncer.

Cómo cuidar la piel en la radioterapia

Pasar una crema en la piel de la cara y el cuerpo antes de dormir, algo tan ordinario para la mayoría de la gente, puede no ser un proceso tan simple después de pasar por una quimio o radioterapia.

En estos casos, los cuidados deben ser intensificados, ya que la piel queda fragilizada: puede rascarse, quedar roja, irritada, seca, escamosa, entre otros efectos colaterales. Y los hombres también deben estar atentos, sobre todo a la hora de afeitarse.

En el caso de una radioterapia, hay algunos cuidados para quien está pasando por una radioterapia:

1. Lavar el área irradiada con agua y jabón y enjuagar con una toalla suave, sin frotar;

2. No entre en saunas, baños calientes, ni utilice bolsas de agua caliente o hielo, lámparas solares o cualquier otro material sobre la piel en tratamiento;

3. Proteja la piel de la luz solar hasta un año después del final del tratamiento, usando protector solar factor 15, blusa o camiseta;

4. Evite usar ropa apretada, sujetadores, camisas con cuello y pantalones vaqueros;

5. No utilice tejidos sintéticos del tipo nylon, lycra, algodón o tejidos mixtos con mucha fibra sintética. La ropa debe ser hecha de algodón.