Tag Archives: seguros

3 comunes accidentes de la vida diaria

La vida está llena de riesgos, algunos de ellos debemos asumirlos para seguir avanzando, pero otros deben ser prevenidos para que no terminen en accidentes personales. Por ello, la prevención y el auto cuidado se vuelven de suma importancia, cuando se trata de resguardar la integridad y la salud. Cualquier actividad de la vida cotidiana puede derivar en un accidente, por lo cual un seguro puede marcar la diferencia cuando se trata de evitar los peligros asociados al día a día.

Es por eso que la cautela, no distraernos mientras realizamos ciertas tareas o caminar atentos mientras circulamos por la calle, son medidas básicas de cuidado que debemos ejecutar, para así evitar cualquier eventualidad que pueda perjudicar nuestra integridad física.

Algunos de los accidentes personales que se dan con mayor frecuencia son:

Una caída de una escalera

Ya sea la escalera del hogar, del metro o del edificio en el cual trabajamos, cualquiera de ellas puede implicar un riesgo de caída si no la subimos o bajamos afirmándonos del pasamanos. Leer el diario o revisar el Smartphone, son algunas de las actividades que podrían ponernos en una situación de riesgo. Este tipo de acciones son imprudentes y demuestran una nula preocupación por el entorno, ya que no sólo obstaculizan el paso, sino que en el caso de tropezar y caer, podrían llegar a dañar a otras personas.

Resbalar de la ducha o tina

Cuando nos duchamos, por lo general, nuestros pies se resbalan al estar en contacto con la loza de la tina. Aunque contemos con un tapete antideslizante de goma, para evitar cualquier accidente, lo cierto es que sigue generándose esa inseguridad de pisar en un lugar resbaladizo y si no nos afirmamos adecuadamente al subir a la tina, podemos ser víctimas de una fuerte caída, que puede derivar en lesiones de diversa complejidad.

Sufrir alguna lesión en la cocina

El contacto con el gas, el agua hirviendo, o el uso de cuchillos para picar alimentos, son factores de riesgo a los que estamos expuestos todos los días. Tareas tan simples como preparar un café, freír alguna comida o encender la cocina pueden generar algún tipo de accidente, si es que no son realizadas con la precaución necesaria.

Aunque seamos precavidos, siempre estamos expuestos a ser víctimas de accidentes personales. Por ello, debemos siempre estar alerta ante nuestro entorno, no ser demasiado confiados y considerar que una parte fundamental para disminuir el riesgo de sufrir algún percance, es que que entendamos la importancia de estar asegurados y además, comprendamos que nosotros somos los principales encargados de velar por la integridad personal, evitando ser imprudentes.

Los 3 tratamientos para enfermedades más caros del mundo

El costo de la salud a nivel mundial es muy elevado. Las enfermedades no discriminan entre clases sociales, edad ni modo de vida.

En este punto radica la importancia de contar con un seguro catastrófico de salud para imprevistos, ya que ciertas enfermedades conllevan tratamientos muy costosos.

Existen medicamentos biotecnológicos que poseen una elaboración compleja y costosa. Estos se crean principalmente para combatir las enfermedades raras que afectan a una proporción reducida de la población.

 

Dentro de los tratamientos más costosos encontramos:

1. Soliris

Es el medicamento más caro del mundo. Puede llegar a costar US$440 mil al año y se utiliza para el tratamiento de la hemoglobinuria paroxística nocturna (HPN), una enfermedad rara de la sangre que se caracteriza por la destrucción de los glóbulos rojos y el daño a órganos vitales.

Para los especialistas, el tratamiento con Soliris por un período de ocho años aumenta el tiempo de vida de los pacientes, mientras que aquellos que no lo usan tienen una tasa de mortalidad del 35% en los primeros cinco años.

La HPN afecta a aproximadamente 8.000 personas sólo en Estados Unidos, es por esto que su precio es tan elevado.

2. Elaprase

En el número 2 de los tratamientos más costosos se encuentra Elaprase. Este medicamento se utiliza en los pacientes con síndrome de Hunter, enfermedad hereditaria,  que es producida por la falta de la enzima iduronato sulfatasa. Esta patología genera enanismo, rigidez muscular y dificultades respiratorias.

Sólo en EE.UU, 500 personas sufren de esta enfermedad y a nivel mundial se calcula un total de 2000 personas. Este medicamento tendría un valor anual de US$375 mil al año y es la única forma de tratar esta condición.

Elaprase les ayuda a vivir mejor a quienes la padecen ya que produce la enzima que ellos no producen y retrasa el deterioro del organismo, evitando la acumulación de toxinas en sus células. Un seguro catastrófico de salud ayudaría a amortiguar estos gastos.

3.Naglazyme

Esta enzima humana se utiliza
para el tratamiento del síndrome Maroteaux-Lamy, una rara enfermedad
genética del metabolismo que normalmente se presenta en la infancia, a través de
un crecimiento tardío en niños intelectualmente normales y puede causar daño
a los tejidos.

Este
medicamento es producido por la empresa BioMarin y se ubica justo después
de Elaprase con un valor de US$365 mil al año. La administración de este fármaco mejora
el crecimiento y el movimiento de la articulación, así como el control del dolor.

Y tú, ¿cuentas con un seguro catastrófico de salud que pueda cubrir tus gastos médicos frente a cualquier enfermedad?

A qué edad deberías contratar un seguro de vida

El velar por el bienestar de quienes más nos importan es un acto de responsabilidad, amor y empatía que nos ayuda a pensar en su futuro. Es por eso que quienes buscan mejores condiciones para su familia cuidan su salud, generan oportunidades de desarrollo laboral y, sobre todo, favorecen el bienestar de todo el grupo familiar.

Una buena forma de materializar este interés por proteger a la familia son los Seguros de vida, debido a que ofrecen la posibilidad de resguardarla financieramente. Sin embargo, cuando existe desconocimiento sobre el tema, son bastantes las interrogantes que surgen. Entender qué tipo de producto financiero debo contratar, cuáles son las condiciones que aplican para cobrarlo o si el seguro podrá ser revocado, suelen ser algunas dudas que los usuarios tienen al respecto.

Dentro de las preguntas más habituales en relación a la contratación de un seguro, se encuentra el saber cuál es el rango etario ideal para hacerlo. Este tipo de productos financieros, por lo general, pueden ser contratados desde la mayoría de edad (18) y considerando como tope el tener 65 años.

Sin embargo, si entre los 25 y los 30 años se comienza a armar un plan de vida (ya sea en familia o de manera independiente), contratar Seguros de vida a partir de esa edad será un gran acierto. Lo anterior, ya que se cuenta con los recursos para invertir en esta materia tan importante y además, se generan cambios significativos en la vida de las personas.

Algunos beneficios de contratar este seguro entre los 25 y los 30 años, son:

- Se cuenta con la estabilidad necesaria para asumir esta inversión
- En el caso de contratar un seguro, que además contemple ahorro, permitirá generar mayores sumas de dinero
- Se podrá brindar protección a los hijos desde su nacimiento
- Este producto podrá ser contratado con mayores beneficios asociados, ya que al estar en la etapa de la juventud, son menos las enfermedades que aquejan al usuario
- La contratación de este producto se justifica totalmente, sobre todo al considerar que al ser parte del mundo laboral, existen mayores posibilidades de sufrir un accidente
- Durante esta etapa de la vida, se cuenta con la madurez suficiente para entender la relevancia de proteger la integridad propia y la de los seres queridos

Los Seguros de vida son una herramienta destinada a resguardar al grupo familiar. Por ello, si se contratan oportunamente, mejorará considerablemente la calidad de vida de las personas.

Cómo las empresas cuidan la salud de sus colaboradores

¿Cuáles son las claves de la motivación? Hacer lo que amas, en un ambiente agradable y sentir que tus empleadores te valoran. Este último punto es difícil de cuantificar, pero hay algunas prácticas que dan cuenta de que para ellos no sólo eres un número. Identifícalas leyendo las siguientes líneas:

1. Seguridad: es un punto que ninguna empresa puede descuidar. Siendo el trabajador el capital más valioso que ésta posee, debe procurar que no se someta a riesgos innecesarios. Por ello, siempre se le capacitará sobre el manejo de maquinaria pesada, herramientas peligrosas y medidas generales de prevención de riesgos. Además, les proveerá el vestuario y calzado necesario para cumplir con sus deberes. Las entidades más grandes, en tanto, propiciarán la formación de un comité paritario que organice la evacuación en caso de emergencia.

Los pasillos del recinto en donde se desarrollen las labores estarán despejados, y cada puesto de trabajo mantendrá el orden y limpieza. Cada funcionario conocerá las salidas de emergencia y éstas no podrán ser obstaculizadas.

2. Seguros colectivos: otra medida que propende al bienestar de los colaboradores es la contratación – por parte de la empresa – de seguros colectivos. Estas garantías grupales incluyen, entre otros, el seguro complementario de salud, de vida temporal y de accidentes personales, por lo que en caso de cualquier contingencia que tenga como resultado un eventual deceso o enfermedad incapacitante, tanto el trabajador como su familia recibirán una indemnización monetaria que amortigüe el trauma.

Por más providencias que se tomen para evitar un accidente, estos ocurren. Por eso, contar con seguros colectivos dará tranquilidad a los funcionarios y su entorno, además de la certeza de que a su empleador le preocupa su bienestar tanto como su productividad.

3. Generar instancias de esparcimiento: una agitada rutina puede generar tanto cansancio físico como emocional. Por eso, un empleador que demuestra interés en sus subalternos, se preocupará también de fomentar instancias de diversión y camaradería, a fin de compartir con ellos y conocer sus inquietudes. Celebraciones, días de camping, asados, saludos en ocasiones especiales y gimnasia de pausa forman parte de estos guiños tan valorados.

Como ves, hay muchas maneras en que las empresas demuestran preocupación por sus colaboradores. Después de todo, son los engranajes que permiten que marche la maquinaria. Y vaya de qué forma sentir ese respeto y valoración, ¡constituye una motivación insuperable!

3 formas en que un seguro de protección puede salvar a tu familia

A veces la vida nos sorprende de mala manera, enfrentándonos a situaciones terribles a causa de accidentes imprevistos o enfermedades cardiovasculares. Estos sucesos cuestan dinero y esfuerzo por parte del grupo familiar, que se ve muy afectado sentimental y económicamente. Por esto, siempre es bueno contar con los seguros de protección, porque no se puede predecir el futuro, pero sí se puede prevenir al contratar este servicio que ayudará a ti y a tu familia a enfrentar estos momentos difíciles.

1. Cubre gastos médicos

Al sufrir un accidente de cualquier tipo, el dinero que hay que invertir en tratamiento a veces suele superar nuestra capacidad de pago, lo que también afecta la economía general de la familia. Los seguros de protección entregan un reembolso de los gastos médicos que correspondan. Además, puedes hacer que tus seres queridos estén contemplados dentro de este servicio, lo que hace que el golpe económico no sea tan fuerte.

2. Ayuda monetaria en caso de invalidez

Si eres el sustento primordial de una familia y sufres un accidente que te genere invalidez y te impida trabajar, tus seres queridos se verán muy afectados por el dinero que ya no reciban. Este tipo de seguro los ayudará monetariamente para que sus vidas no cambien de forma rotunda.

3. Entrega de monto en caso de fallecimiento

A nadie le gusta hablar de esto, menos con la familia, pero si llegara a suceder el caso de que un ser querido pierda la vida a causa de un accidente o una enfermedad fatal como el cáncer, el grupo además de perder a uno de sus miembros, puede verse muy afectado si es que él era el mayor sustento económico. Para volver a empezar, los seguros de protección entregan un monto a los beneficiarios o herederos en caso de que fallezca el asegurado, lo que claramente no hará menos triste la perdida pero sí será de gran ayuda para empezar a planear la vida sin ese ser querido.

Por qué tienen beneficios tributarios quienes contratan un seguro complementario de salud

Una de las ventajas que probablemente muchos empresarios y emprendedores desconocen sobre sobre los seguros es que al contratar una póliza como beneficio para sus empleados, esta puede imputarse como gasto del empleador, evitando así pagar un impuesto por ella.

Aunque muchas veces creamos que los seguros de vida resultan innecesarios, o que el adquirir uno se transformará en un verdadero problema, lo cierto es que este tipo de productos incluyen un buen número de beneficios que pueden alivianar los gastos que nuestra previsión de salud nos obliga a desembolsar, al no cubrir por completo los costos de algún tratamiento o intervención quirúrgica.

Uno de ellos es, por ejemplo, los Seguros de salud: Complementario de salud que ofrece Consorcio, que cubren el copago que el asegurado está obligado a cancelar, cuando los aportes de su Isapre o Fonasa no abarcan el total de una operación, terapia o control.

En esa línea, los Seguros de salud: Complementario de salud de dicha aseguradora se destacan por tener un modelo flexible que permite adaptarse a las características del servicio según el grupo beneficiado. Es decir, tanto la obertura como el porcentaje de bonificación, topes y deducible, pueden ser rediseñados.

Por otra parte, los Seguros de salud: Complementario de salud de Consorcio posibilitan que la parte de la prima que el empleador cancele pueda imputarse como gasto para efectos tributarios.

Además, este plan garantiza el reembolso total de los gastos de salud incurridos en el extranjero, siempre y cuando la institución previsional a la que está afiliado el asegurado cumpla con la bonificación correspondiente. De igual manera, ofrece de forma paralela un servicio de asistencia médica telefónica las 24 horas del día, descuentos en redes de prestadores y reembolsos en línea (I-MED o Farmacias en Convenio).

¿Quiénes pueden adquirirlo?

Para poder contratarlo, las empresas, sindicatos o áreas de bienestar que estén interesadas, deben contar con un mínimo de 25 trabajadores vigentes que puedan ser asegurados. Así también deben tenerse en cuenta algunas condiciones respecto a la edad de quienes ingresan, puesto que sólo pueden afiliarse personas hasta los 65 años (titular y cónyuge) y por un máximo de permanencia de 65 años.

¿Cuál es la diferencia entre un seguro de protección y uno de desgravamen?

Los seguros son instrumentos financieros que ayudan a reducir la incertidumbre económica en relación a diferentes situaciones, dependiendo del que se prefiera contratar. Al adquirir una póliza con una aseguradora, la persona se compromete a pagar una cantidad de dinero o prima, mientras que la compañía garantiza la cobertura de diversos pagos ante cualquier eventualidad que impida al asegurado seguir realizando ese desembolso.

En el mercado de las aseguradoras existe una infinidad de este tipo de servicios, entre los que se encuentran los de protección y el de desgravamen, dos seguros colectivos que pueden ser de gran ayuda ante cualquier accidente. Pero, ¿cuál es la diferencia entre estas dos clases de contrato?

El seguro de desgravamen es un contrato voluntario que tiene por objetivo asegurar el pago del saldo de las cuentas que el asegurado tiene con su acreedor, ya sea un banco o casa comercial, en la ocasión de su muerte o en caso de invalidez, para que los herederos no se queden también con sus deudas.

Se dice que este tipo de servicio es accesorio ya que se puede adquirir sólo si existe un crédito previo con una entidad financiera. Por ejemplo, los más comunes son los seguros de desgravamen por créditos hipotecarios, de consumo o por tarjetas de retail. En estos casos, los beneficiarios de la póliza son las instituciones acreedoras, aunque indirectamente se benefician los herederos.

Como forma parte del grupo de los seguros colectivos, al ser contratado por un matrimonio, el contrato cubre a cualquiera de los dos miembros de la sociedad conyugal en caso de que alguno fallezca. En cambio, en su versión simple sólo cubrirá el fallecimiento de una de las dos personas.

Por otra parte, los seguros de protección son una categoría amplia de contratos que cubre distintas eventualidades, dependiendo de lo que se desee asegurar. En esta categoría se encuentran los seguros de vida, de accidentes, incapacidad laboral, protección de pagos, entre otros.

Estos también pueden ser seguros colectivos, pero no accesorios, puesto que no es necesario que haya un crédito de por medio. Este tipo de contratos pueden cubrir desde montos impagos, en caso de incapacidad y cesantía, hasta gastos médicos, cuando se trata de seguros de salud.

Por esto, cuando se está consciente de que los imprevistos pueden afectar a cualquier persona y en cualquier momento, la obtención de un seguro, ya sea el de desgravamen o cualquiera de los de protección, se hace fundamental para mejorar la calidad de vida y proteger a las personas que más quieres.