Tag Archives: ronquidos

Lo que se debe saber sobre la apnea del sueño

La apnea del sueño o síndrome Apnea obstructiva, es una enfermedad crónica y progresiva caracterizada por la obstrucción parcial o total y paradas temporales de respiración mientras la persona duerme. La respiración se detiene en la vía aérea, impidiendo que el aire llegue a los pulmones.

Se entiende por apnea el cese completo del flujo de aire a través de la nariz o la boca durante un período de al menos 10 segundos en los adultos. Su diagnóstico temprano y tratamiento especializado son medidas indispensables tanto para adultos, como para los niños.

apnea

Causas y síntomas de la apnea

La apnea puede ocurrir por varios factores: los músculos de la garganta y la lengua se relajan más de lo normal, cuando las amígdalas y adenoides son grandes, si la persona tiene sobrepeso (exceso de tejido blando en la garganta hace que sea difícil para mantenerla abierta) o hasta la forma de la cabeza y cuello que resultan en menos espacio para el paso de aire en la garganta y la boca.

Los principales síntomas de la apnea son los ronquidos y somnolencia durante el día, aunque muchos pacientes no se den cuenta de ellos. La somnolencia diurna se explica por las interrupciones del sueño causados ​​por la falta de oxígeno.

Otros síntomas de la apnea del sueño son: despertar con una sensación de asfixia, con dolor en el pecho o malestar, confusión o dolor de cabeza. Además la persona afectada puede sentir la boca seca y dolor de garganta por la mañana.

Algunas características más serias de aquellos que poseen esa enfermedad, son los cambios en la personalidad, dificultad para concentrarse, irritabilidad y hasta la impotencia. La apnea también es asociada asocia un mayor riesgo de hipertensión, insuficiencia cardíaca y arritmias, apoplejía y diabetes.

La apnea obstructiva del sueño afecta aproximadamente cerca de 30% de la población adulta mundial. La mayoría de los pacientes, entre 85% y 90%, vive con la enfermedad sin recibir el diagnóstico y permanece sin tratamiento.

Cómo mejorar los síntomas

Los cambios en el estilo de vida pueden contribuir en gran medida a la mejora de la apnea del sueño. Perder peso, evitar beber, dormir de lado, evitar el consumo de comidas pesadas antes de acostarse, evitar fumar 4 horas antes de acostarse y elevar la cabecera de la cama entre 15 cm y 20 cm son algunas medidas sencillas que pueden prevenir problemas en el futuro .

Aprende cómo prevenir y tratar la apnea del sueño

El trastorno de la apnea del sueño afecta la respiración mientras dormimos, dejando incluso de inhalar aire durante varios momentos en la noche. Es una situación que puede tornarse compleja, ya que al no recibir un tratamiento adecuado puede derivar en problemas al corazón.

Entre las dificultades más comunes están los ronquidos, las pesadillas, el sueño interrumpido, transpiración excesiva, respiración por la boca, entre otras.

En este sentido, la prevención es fundamental. Y para ello, encontrarse en estado físico adecuado es importante. Evita la obesidad y los desórdenes alimenticios. También, evita los medicamentos para dormir, ya que a la larga tienen un efecto contrario a su propósito. De igual modo, restringe la ingesta de alcohol.

La manera más adecuada para enfrentar esta situación es realizando ejercicios regularmente para controlar mejor la respiración y dormir ya sea de costado, o boca abajo.

Apnea del sueño en niños

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño afecta mucho a los niños de todo el mundo y comienza a surgir cada vez más temprano, a veces incluso antes de los dos años.

El diagnóstico de la enfermedad debe ser hecho por un profesional, sin embargo, una mayor atención de los padres a algunos aspectos pueden ayudar a reconocer el problema.

Los padres, por ejemplo, deben estar atentos a los cambios del comportamiento, ya que los niños que sufren de apnea normalmente son irritables, hiperactivos, a diferencia del paciente adulto que suele tener somnolencia diurna.

Otra señal importante es la disminución del apetito que causa la pérdida de peso. Es decir, aunque el niño esté creciendo en altura normalmente, suele bajar de peso.

El esfuerzo respiratorio durante la noche también lleva al consumo de mucha energía y los niños suelen tener un sueño agitado, cambiando de posición en la cama o despertando. Cuando se observa la apnea del sueño infantil, los pequeños pueden transpirar mucho durante la noche e incluso volver a orinar en la cama.

El diagnóstico es el paso inicial para comenzar a tratar el problema, ya que cada caso requiere una evaluación e implica un plan de tratamiento individual para que el niño vuelva a tener una vida normal y saludable.