Tag Archives: reposo

Reposo en el embarazo

reposo_embarazoCuando el médico aconseja el reposo durante la gestación, es normal que la mujer sienta miedo de que algo suceda y, al mismo tiempo, mucho aburrimiento y frustración por tener que quedarse en casa.

Si este es su caso, sepa que la medida es importante cuando hay complicaciones en el embarazo y, a pesar del cambio en la rutina, ella sólo hará bien a la madre y bebé.

No son pocas las mujeres que necesitan reposar en algún momento del embarazo. Una encuesta hecha por la Society for Maternal-Fetal Medicine (EEUU), mostró que el 18% de las norteamericanas hicieron al menos una pausa (corta o larga) en nueve meses. Hay evidencias de que el esfuerzo físico y el estrés sobrecargan el organismo, aumentando la posibilidad de sangrados y contracciones. Dice la lógica, por lo tanto, que quedarse en remojo es la actitud más sensata en situaciones de riesgo.

¿Cuándo se indica el reposo?

Para identificarlas y dar inicio al descanso, los exámenes del prenatal son decisivos. Un seguimiento adecuado permite detectar, por ejemplo, la preeclampsia, un aumento grave en la presión arterial de la gestante.

En esa condición, mantenerse acostada de lado, apoyada en la parte izquierda del cuerpo, mejora el flujo de sangre al bebé, a menudo comprometido por el problema. Además, evita que el cuadro se agrave debido a la agitación de lo cotidiano.

En el caso desprendimiento de la placenta, cuando la estructura se desprende del útero, y la placenta baja, implica un descanso realmente llevado en serio. Eso ocurre porque la situación significa un error de posicionamiento, en lugar de la placenta estar ubicada en el centro o en el fondo del mismo, órgano, como es normal, se desarrolla debajo de él.

El caso implica hemorragia, falta de oxigenación y desnutrición del feto, lo que puede ser muy grave para madre e hijo.

Otra justificación para el reposo forzado es la ruptura precoz de la bolsa, llevando a la pérdida de líquido amniótico, lo que deja al bebé expuesto a infecciones. Ante la situación, la pausa es esencial para evitar una complicación aún mayor: el prolapso del cordón. Eso pasa cuando el cordón se queda comprimido ante la pérdida de protección por el líquido, interrumpiendo el flujo sanguíneo hacia el niño.

Al final de la gestación, todavía existe la posibilidad de ocurrir la dilatación anticipada del cuello del útero, una intercurrencia común, capaz de adelantar el parto.