Tag Archives: Diagnóstico de la prostatitis

Síntomas de la inflamación prostática o prostatitis

La inflamación prostática o prostatitis como es llamada de manera técnica, puede ser un problema de salud agudo o crónico, dependiendo del tiempo de evolución de la condición.

La próstata es una glándula que forma parte del aparato reproductor masculino y que contribuye a la formación de testosterona y el esperma.

En la inflamación prostática es considerada aguda si los síntomas duran menos de dos semanas, y crónica si los mismos duran más de tres meses.

big_1533245637e758c320501c75d73a2145dd20f795df

La inflamación prostática surge, generalmente, después de los 50 años, y las consecuencias a él asociados aumentan con la edad.

La próstata inflamada suele tener cura en la mayoría de los casos cuando es aguda, pudiendo el tratamiento ser realizado a través de la antibioterapia dirigida. En otros casos puede ser necesario un tratamiento quirúrgico, como el drenaje.

Síntomas de próstata inflamada

Los síntomas de la próstata inflamada varían según el paciente y también el tipo de prostatitis. Hay casos en que esta patología no transmite ninguna señal, recibiendo el nombre de prostatitis asintomática.

En los casos con  síntomas, estas son las condiciones relatadas:

  • Fiebre;
  • Escalofríos;
  • Dificultad y dolor a orinar;
  • Dificultad en vaciar totalmente la vejiga;
  • Orina turbia o con mal olor;
  • Dolor hipogástrico, perineal o pélvico;
  • Dolor de espalda, principalmente en la región lumbar;
  • Dolor intenso a la palpación del escroto;
  • Malestar general;
  • Necesidad urgente de orinar varias veces durante el día;
  • Desconocimiento o dolor a orinar, eyacular o defecar;
  • Dolor durante las relaciones sexuales;
  • Sensación de peso sobre la región púbica;
  • Alteraciones del intestino, perineo o escroto;
  • Aumento del número de micciones a lo largo del día;
  • Posibilidad de que aparezca sangre en la orina.

Diagnóstico de la prostatitis

Un diagnóstico correcto de inflamación prostática debe ser hecho por el médico urólogo e incluir un examen físico completo – como el tacto rectal – para  descartar cualquier otra enfermedad que pueda provocar los mismos síntomas – como el cáncer de próstata y en la hiperplasia benigna de la próstata.