Tag Archives: deporte

Deporte: la importancia de la ropa adecuada

Invertir en ropa deportiva adecuada no sólo se refiere al estilo, sino a su bienestar durante la práctica deportiva. Ya sea para caminar en el parque o ir al gimnasio, las ropas no deben faltar en el closet y ser cómodas, permitiendo todo tipo de movimiento del cuerpo.

Es necesario considerar, sin embargo, que las actividades al aire libre requieren ropa más “adaptada”: en verano, tejidos bien ligeros y colores claros. En el invierno, más protección para evitar el choque térmico.

Transpiración

EDITORIAL Fitwear

Independientemente del lugar donde se realiza la actividad, es importante que los tejidos faciliten la transpiración, absorbiendo el sudor y eliminando lo máximo posible de él, lo que disminuye la sensación del atleta de estar empapado.

Este tipo de tejido o debe faltar en el closet, porque también se puede utilizar en invierno, permitiendo la transpiración y ayudando a mantener la temperatura corporal.

Temperatura

Para las estaciones de temperaturas más bajas, por otra parte, la recomendación es que ancianos que opten por actividades al aire libre, usen chaquetas del tipo cortavientos, que protegen las regiones del pecho y del cuello, preservando la temperatura del cuerpo y contribuyendo para que la persona no se enferme.

Ropas con tecnología extra

En cuanto a ropa con tecnología “extra”, como las camisetas con protección contra rayos ultravioletas o leggings con compresión, es importante verificar el período de validez de esas funciones (que puede ser en tiempo de uso o número de lavados), para evaluar el costo- beneficio.

Calzado ideal

El calzado para la práctica deportiva debe proporcionar estabilidad y ser confortable, teniendo en cuenta siempre el tipo de pisada y las necesidades específicas de cada deporte (mayor o menor absorción de impacto).

Los expertos orientan que el tejido del tenis permita la transpiración y que el calzado sea un número mayor que el usado normalmente. Es importante también saber atar la zapatilla para evitar caídas.

Imagenología y salud de los deportistas

Los rayos X fueron descubiertos en 1895 y pronto su uso en la medicina se ha extendido por todo el mundo. Primero, hablábamos solo de Radiología, pero con el tiempo más técnicas fueron desarrolladas como la ecografía, tomografía computarizada y la resonancia magnética. De esa forma, los exámenes se convirtieron en una especialidad médica que puede ser conocida como imagenología.

Muchas otras especialidades médicas se beneficiaron de la imagenología, pero sin duda la Ortopedia y Traumatología fueron las principales. No por coincidencia que la primera imagen radiográfica fue ortopédica: la mano de la mujer, por rayo X, hecha por Wilhelm C. Roentgen.

La imagenología es utilizada en ortopedia para el diagnóstico de diversas lesiones del sistema músculo-esquelético. Hoy tenemos la radiografía digital, que permite que las imágenes sean transmitidas por vía electrónica e impresa de una manera mejorada en comparación con las radiografías convencionales.

Imagenología y  deporte

Los exámenes de imagenología están siendo ampliamente utilizados, sobre todo en la medicina deportiva. Por lo general, son las primeras pruebas ordenadas bajo la sospecha de cualquier síntoma desagradable o lesión en un atleta.

Por supuesto que todos los métodos de diagnóstico por imágenes tienen sus limitaciones de diagnóstico, aún así son excelentes en investigación de lesiones óseas, ya sea traumática (fracturas) o degenerativa (osteoartritis), inflamatoria o reumática, tumores, infecciones, entre otros.

Radiografía: como prepararse para una de las prácticas más comunes en imagenología

1. Radiografía de la columna lumbosacra, cadera y abdomen

-          En el día anterior al examen (17 horas antes) tomar 2 pastillas para limpiar el colon.

-          En el día de la prueba no comer frutas, verduras y carnes rojas.

-          Llevar los exámenes anteriores

2. La resonancia magnética craneal, del tórax y cuello

Preparación: 4 horas de ayuno

3. Resonancia magnética del abdomen

Preparación: 6 horas de ayuno

RM del plexo braquial

4. Columna vertebral

Preparación: 4 horas de ayuno

Información importante:

Si eres deportista o realizas actividades físicas con frecuencia debes estar atento a tu cuerpo. Al presentar cualquier síntoma desagradable o supuesta lesión, acuda a un centro clínico especializado en imagenología y empiece un tratamiento adecuado cuanto antes.

Problemas de salud más frecuentes en deportistas

Todos sabemos que hacer deporte es muy favorable para nuestra salud, está bien, pero los problemas comienzan cuando no se realizan con el cuidado responsable y correspondiente a cada deporte.
El realizar deportes de alto rendimiento, si no realizas un chequeo médico previo y no tomas las precauciones necesarias, puede traer problemas hasta fatales. Cuando los deportes son realizados sin una dieta acorde, es frecuente que se sufra de problemas musculares y esqueléticos, como desgarros, esguinces y fracturas.
Además de una buena dieta, tienes que integrar el calentamiento previo y la elongación constante de tus músculos, para así evitar muchos de estos problemas musculares.
También existen las enfermedades del sistema cardiovascular y respiratorio que aquejan comúnmente a los deportistas, y las que exigen un chequeo médico constante. Entre ellas se encuentran la miocardiopatía hipertrófica, la displacia arritmogenética, el miocarditis, el síndrome de brugada, entre otras.

Cómo empezar a hacer deporte

empezar_deporteSi siempre has tenido la intención de comenzar a hacer deportes, pero la pereza te gana ¡este es el momento para hacerlo! pues ya se viene el verano y la ropa ligera dejará ver la figura que descuidaste todo el invierno.

Pues bien, para comenzar lo primero que debes hacer es tomar en cuenta los consejos que te daremos a continuación.

Aspectos a tener en cuenta

-Escoge el deporte que más te guste y el que más se acomode a ti, porque por más de moda que esté correr (running) o pasarse horas en la caminadora del gimnasio, quizás no sea lo tuyo, y termines dejándolo porque te aburrió.

Elegir el correcto dependará de la experiencia personal que tengas con el ejercicio físico hasta la fecha. Para ello debes tener en cuenta cómo está de preparado tu cuerpo para la actividad que te planteas realizar, también tienes que marcarte objetivos realistas en cuanto la base de preparación de la que partes.

-Es importante que empieces poco a poco para que tu cuerpo pueda acostumbre a la nueva rutina, porque de lo contrario te sobreexigirás y terminarás sintiéndote mal. Junto a ello también es preciso que escuches las señales que te manda el cuerpo, tomando descansos

cuando te sientas sobrepasado; asimismo es esencial que no dejes pasar las fases de calentamiento y estiramientos necesarios para que el cuerpo se prepare óptimamente para el ejercicios, porque de lo contrario terminarás en un centro de traumatología tratando una fractura, esguince o ruptura de ligamento.

-Todo lo anterior debes acompañarlo de una correcta alimentación para que puedas contar con la energía sufiente para realizar las rutinas de ejercicio que te propusiste. Para ello debes investigar o asesorarte con un nutricionista para que te oriente sobre cuáles son las formas correctas de comer frente a este cambio.

¿Necesitas más intensidad en tus ejercicios? Te conviene leer esto
Por si no lo tenías claro, la intensidad que le otorgues a tus ejercicios tiene incidencia directa en los resultados que obtendrás, tales como la tonificación y aumento de la masa muscular, resistencia cardio respiratoria, fuerza y aceleración del metabolismo.
Existe un tipo de entrenamiento denominado HIIT (High Intensity Interval Training), el que de acuerdo con un estudio de la Universidad Laval en Quebec, ayuda a perder nueve veces más grasas que quienes realizan ejercicio aeróbico de manera tradicional. ¿En qué consiste? Mira:
• Calentamiento de 5 minutos y elongación adecuada
• Subir al equipamiento aeróbico de preferencia (bicicleta, remo, elíptica…) y empezar con una intensidad moderada y quedarse así por 1 minuto. De ahí acelerar la intensidad a 90% o 95% de la Tasa Cardiaca Máxima.
• Continuar en ese paso acelerado por 15 a 20 segundos, entonces reducir la intensidad, volviendo a la inicial. No pasarse de 15 minutos realizando este proceso.
• Terminar el entrenamiento con una desaceleración en intensidad ligera por 5 minutos.
• Por último, realizar elongación.