Tag Archives: cáncer colorrectal

¿Cómo se origina el cáncer colorrectal?

El cáncer de Colon o el cáncer de recto a menudo se les agrupa bajo el nombre de cáncer colorrectal, debido a las similitudes entre ambos. Este cáncer es uno de los más silenciosos que existe, ya que tarda muchos años en presentar los primeros síntomas.

El origen

La mayoría de estos cánceres comienzan como un crecimiento en el revestimiento interno del colon o del recto, que se conoce con el nombre de Pólipo. Solo algunos de estos pólipos se convierten en cáncer con el paso de los años, pero esto va a depender del tipo de pólipo. A continuación, los tres más importantes:

Pólipos adenomatosos (adenomas): estos pólipos algunas veces se transforman en cáncer, por lo que se conocen con el nombre de afecciones precancerosas.

Pólipos inflamatorios y pólipos hiperplásicos: estos pólipos son los más frecuentes, pero por lo general no son precancerosos.

Displasia: es otra afección precancerosa, es un área dentro de un pólipo o del revestimiento del colon o del recto donde las células lucen anormales, pero solo en apariencia, puesto que no son células cancerosas verdaderas.

cancer_colorrectalTipos de cáncer colorrectales

Adenocarcicomas: Son el 95% de los cánceres colorrectales. Se originan en células glandulares que producen mucosidad para lubricar el interior del colon y del recto, otros tipos de tumores menos comunes también pueden comenzar en el colon y en el recto, entre ellos:
- Tumores carcinoides: se originan a partir de células intestinales especializadas que producen hormonas.
- Tumores estromales gastrointestinales: también se originan de células especializadas en la pared del colon, llamadas células intersticiales de Cajal. Algunos son benignos, es decir, no cancerosos. Estos tumores se encuentran en cualquier parte del intestino, siendo menos común en el colon
- Linfomas: son cánceres de las células del sistema inmunitario que se forman en los ganglios linfáticos.

Cáncer colorrectal aumenta entre jóvenes

Un estudio divulgado por la Sociedad Americana de Cáncer revela que el número de casos de tumor colorrectal, tanto de intestino grueso, como también de recto, está aumentando entre adultos jóvenes y de mediana edad, principalmente el cáncer en el recto, antes más común entre ancianos.

Entre cada diez pacientes diagnosticados con la enfermedad, tres tienen menos de 55 años. Los motivos, pueden ser muchos, pero generalmente están asociados a la obesidad y el estilo de vida sedentario.

Estas cifras hacen que las personas nacidas en 1990 tengan el doble del riesgo de desarrollar cáncer en el intestino y cuatro veces más probabilidades de tener cáncer en el recto que alguien nacido en la década de 1950.

Para cambiar esta situación, expertos sugieran la anticipación de la recomendación para exámenes de detección de los tumores. Además son necesarias campañas educativas para alertar al público en general sobre ese aumento y incentivar una alimentación más sana con un  estilo de vida más saludable.

El diagnóstico temprano del cáncer colorrectal puede salvar vidas

cancer_colorrectalEl diagnóstico de cáncer es una realidad dura para miles de personas que padecen esta enfermedad en nuestro país. En ese sentido, el conocimiento por parte de la población de aquellos tipos de cáncer de mayor incidencia (como el cáncer de mamas o de piel) ha generado conciencia sobre el valor del autodiagnóstico y la preocupación por la detección temprana. A pesar de ellos existen otros tipos de cáncer igual de peligrosos y dañinos sobre los que hay que estar alerta, como es el caso del cáncer colorrectal.
Esta enfermedad ataca directamente el sistema digestivo de manera silenciosa y sobre ella existe mucho desconocimiento, lo que ha incentivado a la Sociedad Chilena de Coloproctología a lanzar su más reciente campaña “Detectar a tiempo es sumar momentos”, sobre lo importante de generar diagnósticos tempranos y entregar tratamientos que puedan poner atajo a la enfermedad.

Chequeo a tiempo
La iniciativa promueve la importancia del chequeo temprano a través de diagnósticos preventivos a contar de los cincuenta años en adelante. Lo importante de detectar el cáncer de colon y recto a tiempo es que existe una posibilidad de un 90 por ciento de alcanzar la cura si se logra descubrir su incidencia con anticipación.
En nuestro país este tipo de cáncer ha tenido un aumento significativo. Según las estadísticas oficiales, en la última década y media, las muertes por cáncer colorrectal han aumentado en un 105 por ciento. El año 2014 se registraron 2.264 personas fallecidas por tumores malignos en el colon o recto, y en su mayoría correspondían a diagnósticos en fases muy tardías de la enfermedad.
A través de esta campaña los especialistas médicos buscan dar a conocer lo importante de detectar a tiempo el cáncer de colon y recto, que justamente es el tipo de cáncer que mejor probabilidad de mejora tiene en el tiempo.

Síntomas del cáncer colorrectal en niños

Casi siempre el cáncer colorrectal, está asociado a hombres y mujeres adultos, principalmente después de la quinta década de vida. Esto sucede porque esta enfermedad es atípica en los niños.

En el caso de los niños que tienen antecedentes familiares de la enfermedad, las probabilidades del desarrollo aumentan y por lo tanto el acompañamiento regular de la salud son medidas prudentes para diagnosticar niños predispuestos al cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal, en general, causa síntomas sólo en etapas más avanzadas, por lo que en caso de cualquiera de las manifestaciones siguientes, es necesario consultar a un médico cuanto antes:

- Presencia de sangre en las evacuaciones, sea sangre viva o oscura, mezclada con las heces, con o sin moco.
- Síntomas irritativos, como alteración del hábito intestinal que causan diarrea crónica y necesidad urgente de evacuar – mismo que con poco volumen fecal.
- Síntomas obstructivos, como afilado de las heces, sensación de vaciamiento incompleto, estreñimiento persistente, calambres abdominales frecuentes e hinchazón abdominal.
- Síntomas inespecíficos, como fatiga, pérdida de peso y anemia crónica.