Tag Archives: articulaciones

Conoce más sobre la artrosis

artrosis

La artrosis puede ser caracterizada como una enfermedad degenerativa que alcanza las articulaciones. Por ser reumática, la artrosis afecta principalmente a las articulaciones de las rodillas, la columna vertebral, las caderas, manos y dedos. En la artrosis el desgaste progresivo del cartílago de las articulaciones y los cambios en los huesos, son síntomas característicos

Ella se produce tanto en hombres y mujeres y puede ser considerada una de las enfermedades reumáticas más comunes. Más del 70% de las personas mayores de 70 años tienen evidencia radiográfica de esta enfermedad, pero sólo en una parte de ellos los síntomas se desarrollan.

¿Cuáles son las causas?

La artrosis puede tener una causa multifactorial. Los factores metabólicos, hereditarios y mecánicos pueden también implicar en su aparición. Además, la osteoartritis puede dividirse en primaria (sin causa conocida) o secundaria (con causa conocida).

El principal puede afectar a las articulaciones de los dedos, las manos, la pelvis, las rodillas y la columna vertebral, y ocurre con mayor frecuencia en las personas mayores. La artritis secundaria puede afectar a cualquier articulación como secuelas del daño articular, sus causas pueden ser diversas como traumas, obesidad, defectos articulares, hipotiroidismo, diabetes y pueden ocurrir a cualquier edad.

¿Cuáles son los síntomas?

La artrosis temprana puede no presentar síntomas y ser vista solamente por las radiografías. El dolor es el síntoma principal, que en un principio sólo se produce con el movimiento de la articulación afectada y mejora con el reposo, pero avanza a un profundo dolor incluso en reposo.

A menudo, el dolor se acompaña de rigidez al levantarse en la mañana o después de una larga sesión. También puede ocurrir disminución del movimiento, el ruido en la articulación, hinchazón de la articulación, deformidades e hasta inestabilidad al realizar movimientos.

¿Cómo tratar?

Debido a que es una enfermedad crónica, su tratamiento debe iniciarse tan pronto como sea posible, por eso en caso de cualquier síntoma es necesario buscar un centro especializado en artrosis.

El objetivo principal del tratamiento es el alivio del dolor, proporcionando una mejor calidad de vida a través de la conservación o recuperación de la capacidad del individuo para llevar a cabo sus actividades habituales.

Lo que debes evitar para prevenir la artrosis

La artrosis es una enfermedad frecuente, producto del desgaste muscular que se traduce en inconvenientes en el movimiento de las articulaciones. Se da en mayor medida en la población femenina, sin embargo, es importante estar informado sobre cómo prevenir su aparición.

Lo principal es evitar el sobrepeso, las malas posturas y las actividades donde te exijas demasiado, según tus capacidades físicas. Estos temas a la larga provocarán un deterioro considerable en tu cuerpo.

Cuida tu alimentación, procurando no eliminar los productos con calcio de la dieta. El fortalecimiento de los huesos es una labor fundamental. A su vez, hay actividades físicas que favorecen la prevención de la artrosis. Ellas son el yoga, pilates, la natación, algunos ejercicios aeróbicos y los estiramientos.

En tanto, si los dolores son muy frecuentes y existe molestias al caminar o tomar peso, debes consultar a un médico.

Las diferencias y características de la artritis y artrosis

No es difícil conocer a alguien que sufra de dolores causados por la inflamación en las articulaciones, regiones donde hay conexión de dos o más huesos distintos como las rodillas, codo, puño, tobillo y hombros.

Estos son los síntomas típicos de la artritis y la artrosis, enfermedades que causan dolores y desarrollan deformidad en el cuerpo.

La artritis tiene varios orígenes, aunque la genética es la principal de ellas y alcanza cerca del 1% de la población, por lo que prevenirla es difícil. Los síntomas más comunes son dolor en las juntas y deformación en las articulaciones, especialmente en las manos, que pueden empeorar cuando el paciente está expuesto a bajas temperaturas.

La principal diferencia entre artrosis y artritis, es que la primera afecta a las personas de edad avanzada, mientras que la segunda puede ocurrir a todas las edades, y especialmente en las personas del sexo femenino.

Se estima que actualmente el 85% de las personas de más de 75 años se quejan de la artrosis, lo que la hace una enfermedad relacionada con el envejecimiento, los movimientos repetitivos y, en algunos casos, la práctica deportiva inadecuada.

 

Cómo evitar y cuidar un esguince

esguince

Un esguince es una lesión traumática de una articulación, con el estiramiento, desgarro o rotura de los ligamentos y otras estructuras que soportan la articulación, sin desplazamiento de las superficies óseas articulares.

Los esguinces se originan a partir de la mala realización de movimientos bruscos, lesiones, la mala colocación de los pies o un esfuerzo inesperado de la articulación en un movimiento por la que no está preparada. También puede ocurrir escala más intensa, cuando el ligamento se estira o rompe.

Una causa común de los esguinces de tobillo, por ejemplo, es  ”la torcedura del pie” o un “paso en falso”. Los esguinces en las rodillas y los dedos, casi siempre suelen estar relacionados con accidentes deportivos.

¿Cuáles son los síntomas de los esguinces?

Los signos y síntomas de los esguinces son la hinchazón y el dolor intenso que surgen inmediatamente después del impacto o evento causante. La  intensidad de ese trauma, aumenta con el mínimo de contacto o movimiento, causando grandes limitaciones funcionales de la articulación afectada.

La articulación afectada empieza a inflamarse, mientras la piel en el local se pone roja y caliente. Además, es posible que en la región ocurra algún tipo de lesión vascular y hemorragia que se produce en el nivel de los ligamentos.

¿Cómo es el tratamiento de los esguinces?

Una de las claves de los primeros auxilios a una persona con esguince, es proporcionar mantener la articulación lesionada en reposo, si es posible en suspensión. La aplicación de hielo o compresas frías en el lugar también ayuda, especialmente con el dolor.

Luego, el lesionado debe ser llevado a un centro clínico especializado, donde doctores se encargaran de la articulación afectada. Generalmente son indicados el reposo, medicamentos anti-inflamatorios y analgésicos para reducir el dolor y la inflamación.

En los casos más graves la articulación también é inmovilizada con vendas, férulas y hasta yeso. En los casos más leves esto puede no ser necesario.

Recomendaciones para auxiliar a una persona en caso de esguince de tobillo

Es una de las situaciones más comunes. La torcedura o esguince de tobillo puede ocurrirle a cualquier persona, independiente de su estado físico y edad. Por ello, es necesario conocer los procedimientos para poder auxiliar a una persona que sufre esta situación.

Lo importante es que retires zapato o zapatilla de la zona afectada, para evitar presión y dolor producto de la hinchazón natural que se produce. Si la torcedura es severa, trata de ponerla en posición para avanzar, ya que lo recomendable es acudir a un médico para tratar la lesión. Lo mismo si es un esguince en una zona recientemente resentida.

Aplicar hielo y envolver el contorno con vendaje es lo principal para disminuir la hinchazón y dolor en la zona afectada. Evita mover el pie y por nada del mundo presiones el área del esguince.

Torcedura y luxación: diferencias y primeros auxilios

Las lesiones de huesos y ligamentos son muy comunes en las emergencias y los traumas más rutinarios como las torsiones y las luxaciones, pueden confundir bastante a los pacientes.

Las principales diferencias entre los dos son que en casos de torsión, el hueso gira alrededor del propio, dejando la piel caliente y roja y normalmente, el tratamiento se hace con inmovilización. La luxación es mucho más grave y ocurre cuando el hueso sale de la articulación.

En ambos casos (aunque no sepa identificar el tipo de lesión inmediatamente) es necesario que las medidas de primeros auxilios sean tomadas, como por ejemplo:

- No fuerce el miembro afectado, ni trate de moverlo.
- Impedir la articulación de mover, utilizando tejido, una banda o un cinturón, por ejemplo.
- Aplicar una compresa helada en el miembro afectado.

Estos son sólo los primeros auxilios, es necesario seguir pronto para una consulta médica y la región herida debe estar bien protegida en todo ese proceso.

 

clinica_alemana_artrosis

Consejos para personas que sufren de Artrosis

Una de las enfermedades más comunes en la población mundial, es aquella que afecta a los cartílagos desgastándolos y produciendo molestos dolores a las articulaciones que puede ser de la rodilla, la cadera, las manos, las muñecas y hasta la misma columna vertebral. Esta patología, la artrosis, no es común que se produzca sólo durante la vejez, al contrario cualquier persona puede padecerla.

Lamentablemente, para aquellos que la padecen, durante el invierno y las temperaturas bajas suelen sufrir más de lo normal, debido al frío, aumentando el número de consultas en los centros de salud para algún tratamiento que ayude a disminuir el dolor y tener un mejor pasar con la artrosis. Los especialistas recomiendan seguir estos consejos:

  1. Cuidar el peso corporal, ya que la obesidad es el peor enemigo de la artrosis. Si posee sobrepeso, lo mejor es comenzar alguna dieta o programa nutritivo que le ayude a bajar de peso para sobrellevar mejor la enfermedad.
  2. Aplicar calor y frío en las articulaciones afectada es un verdadero alivio para las personas que padecen artrosis, pues el calor disminuye el dolor considerablemente y el frío, cuando la articulación está inflada ayuda a bajar la hinchazón.
  3. Mejore sus hábitos a la hora de dormir y sentarse, ya que sus articulaciones deben de alguna forma descansar y poder disminuir la tensión, por eso, siempre sentarse en una silla con respaldo recto, evitar los sillones que se hunden y dormir lo más horizontal posible.
  4. Si padece de artrosis lumbar, de rodillas o de cadera, se recomienda usar un tipo de calzado que permite amortiguar los pasos sobre el suelo al caminar. Por ende, deben ser de suela gruesa que absorba la fuerza, también puede usarse plantillas o taloneras de silicona que van dentro del zapato o zapatilla.