Tag Archives: accidentes

Qué hacer en caso de caída y fractura

¿Has presenciado la caída de alguien? Muchas veces no sabemos como actuar en eses momentos y tomar la actitud correcta puede hacer toda la diferencia para la persona lesionada.

La primera providencia, según expertos en traumatología, es inmovilizar al miembro lesionado en la posición en que está hasta que el diagnóstico final se haga en el hospital. Colocar un tallo, por ejemplo, ayuda también a reducir el dolor, la hinchazón y evitar que el daño se desarrolle para algo más grave.

45c233fb2130e18fb534c12de18ee8c9

Si el paciente no consigue levantarse después de caerse, lo ideal es no moverlo. Si está en medio de la calle, por ejemplo, es importante pedir a alguien poner algún obstáculo para evitar que los coches sigan pasando.

Nunca se debe intentar colocar el hueso en la posición correcta o intentar mover al miembro lesionado – en ese caso, primero hay que ir inmediatamente al hospital o una clínica especializada en traumatología.

Fractura + lesión en la piel

Si, además de la fractura, hay lesión en la pie, la recomendación es limpiarlo con agua corriente y cubrirlo con material limpio hasta la llegada del servicio de emergencia.

En caso de sangrado abundante, los expertos explican que es necesario hacer una compresión moderada en la herida para estancar la sangre.

El mismo vale para el sangrado en la nariz, pero en caso de golpe en la cabeza, se aconseja buscar un médico cuanto antes porque esa lesión puede tener consecuencias más graves, como una hemorragia, por ejemplo.

Las diferencias entre fracturas y luxaciones-en el caso de la fractura, cuando el hueso se rompe, existen dos factores que ayudan en la recuperación: el mecánico, que es lo que el médico hace para inmovilizar el local, sea con yeso, en el caso de las mujeres. o el biológico, que es el proceso del propio organismo, capaz de rehacer y unir el hueso quebrado.

Sin embargo, existen huesos más fáciles de pegar y otros que difícilmente se reconstituyen solos, como el de la cadera, por ejemplo. Los huesos de los brazos tienen una vascularización mayor, lo que facilita la recuperación.

¿Cuál es la diferencia entre un seguro de protección y uno de desgravamen?

Los seguros son instrumentos financieros que ayudan a reducir la incertidumbre económica en relación a diferentes situaciones, dependiendo del que se prefiera contratar. Al adquirir una póliza con una aseguradora, la persona se compromete a pagar una cantidad de dinero o prima, mientras que la compañía garantiza la cobertura de diversos pagos ante cualquier eventualidad que impida al asegurado seguir realizando ese desembolso.

En el mercado de las aseguradoras existe una infinidad de este tipo de servicios, entre los que se encuentran los de protección y el de desgravamen, dos seguros colectivos que pueden ser de gran ayuda ante cualquier accidente. Pero, ¿cuál es la diferencia entre estas dos clases de contrato?

El seguro de desgravamen es un contrato voluntario que tiene por objetivo asegurar el pago del saldo de las cuentas que el asegurado tiene con su acreedor, ya sea un banco o casa comercial, en la ocasión de su muerte o en caso de invalidez, para que los herederos no se queden también con sus deudas.

Se dice que este tipo de servicio es accesorio ya que se puede adquirir sólo si existe un crédito previo con una entidad financiera. Por ejemplo, los más comunes son los seguros de desgravamen por créditos hipotecarios, de consumo o por tarjetas de retail. En estos casos, los beneficiarios de la póliza son las instituciones acreedoras, aunque indirectamente se benefician los herederos.

Como forma parte del grupo de los seguros colectivos, al ser contratado por un matrimonio, el contrato cubre a cualquiera de los dos miembros de la sociedad conyugal en caso de que alguno fallezca. En cambio, en su versión simple sólo cubrirá el fallecimiento de una de las dos personas.

Por otra parte, los seguros de protección son una categoría amplia de contratos que cubre distintas eventualidades, dependiendo de lo que se desee asegurar. En esta categoría se encuentran los seguros de vida, de accidentes, incapacidad laboral, protección de pagos, entre otros.

Estos también pueden ser seguros colectivos, pero no accesorios, puesto que no es necesario que haya un crédito de por medio. Este tipo de contratos pueden cubrir desde montos impagos, en caso de incapacidad y cesantía, hasta gastos médicos, cuando se trata de seguros de salud.

Por esto, cuando se está consciente de que los imprevistos pueden afectar a cualquier persona y en cualquier momento, la obtención de un seguro, ya sea el de desgravamen o cualquiera de los de protección, se hace fundamental para mejorar la calidad de vida y proteger a las personas que más quieres.

¿Qué debo hacer si sufro un esguince?

esguince_detobillo

Fuente: http://www.sportlife.es/

Un esguince es una lesión de los ligamentos que rodean una articulación, y al tener la función de sostener los huesos, cuando se estiran mucho o es forzado a moverse en una posición antinatural, la articulación se inflama y duele.

Una persona que está realizando una actividad física o realizando un movimiento brusco puede tener un esguince y se puede identificar cuando se tienen síntomas como  rigidez articular, hinchazón, cambio de color de la piel, dolores musculares o articulares.

Pasos a seguir ante una emergencia

En el caso de presentar aquellas señales lo más recomendable es poner hielo para disminuir la inflamación, pero no debe aplicarlo directamente sobre la piel porque podría quemarse, por lo que tiene que envolver el hielo en un pedazo de tela que proteja la piel.

La articulación afectada debe ser envuelta con un vendaje muy firme, pero no demasiado apretado para que no impida el movimiento.

Debe mantener el área afectada en alto por encima del nivel del corazón para que ayude a tener una mejor recuperación. Esto debe hacerlo incluso cuando está durmiendo.

Ingiera medicamentos que le ayuden contra el dolor, como por ejemplo ibuprofeno o aspirinas.

Descanse la articulación por varios días, porque es muy frecuente que el dolor desaparezca luego de 10 días (en el caso de los esguinces leves), o algunas semanas (cuando ocurren esguinces graves)

¿Cuándo debo pensar en ir al doctor?

Existen algunos casos más graves que no pueden tratarse en casa, como cuando se tienen fuertes dolores, se escucha un sonido explosivo y tiene inmediata dificultad para usar la articulación o si percibe que la articulación está fuera de su posición. Así como también si el dolor no desaparece luego de varias semanas, si tiene fiebre  o  si presenta evidente  infección en el área que se manifiesta con piel roja y caliente.

¿Cómo puedo prevenirlos?

Un esguince de tobillo es uno de los más habituales, es por ello que si estás corriendo y sientes un pequeño tirón acompañado del sonido característico de la rotura parcial del ligamento, lo mejor será dejar de correr y guardar reposo durante algún tiempo, porque evidentemente se trata de un esguince que irá acompañado de lesiones, inflamación, y dolor. Ante esta situación, lo mejor es acudir al médico lo antes posible.

Pero para poder prevenir, lo mejor es seguir los siguientes consejos para que pueda evitarse el mal rato, y por sobre todo el terrible dolor.

1-Trata de potenciar tus tobillos en el estiramiento, buscando un bordillo, y posteriormente sostén el peso de tu cuerpo sobre la punta del pie, y rebota lentamente para reforzar tus tobillos.

2- Antes de comenzar a correr, procura  calentar tus tobillos haciéndolos girar sobre la punta del pie.

3-No fuerces tu postura natural, y usa unas zapatillas que estén acordes a tu pisada.

4-Intenta correr por superficies planas, teniendo especial cuidado con el barro durante los días lluviosos, y con la vegetación que muchas veces es engañosa.

5-Procura realizar técnica de carrera para ayudar a evitar tener una mala pisada.