Epilepsia

Epilepsia y deporte

Rate this post

La práctica deportiva, desgraciadamente, no es posible a todos los pacientes con epilepsia, particularmente a los que sufren crisis graves y frecuentes con un compromiso neurológico importante. Casi dos tercios de los pacientes tienen enfermedad estable, con crisis raras y tratamiento bien adaptado, y los problemas neurológicos y mentales son mínimos o inexistentes. Así, es principalmente en relación a ese grupo, es decir, niños o adultos con enfermedad estable, que comentaremos sobre las diversas modalidades deportivas.

Natación

La epilepsia es un factor de riesgo de ahogamiento. La mayoría de los accidentes fatales en epilépticos ocurre en el agua, más en actividades recreacionales que en deportivas. Un estudio retrospectivo estadounidense de 10 años, sobre ahogamientos, entre jóvenes menores de 20 años mostró que la epilepsia previa formaba parte de la historia del 7,5% de los individuos (riesgo cerca de 4 veces mayor que el de la población en general).

Dado que la natación se ha convertido en actividad física popular entre los pacientes con epilepsia y que las medidas de seguridad disminuyen drásticamente el riesgo de accidentes (89% de todas las víctimas no tienen supervisión), se hacen obligatorios el uso de equipos de seguridad y la supervisión adecuada, además de algunos autores preconizar la prohibición de la natación competitiva para niños.

Deportes de colisión y contacto

Incluyen los deportes de equipo, estando entre los más populares. No hay datos que demuestren que traumas menores de cráneo repetidos causan daños en pacientes epilépticos, y estudios muestran que la historia previa de epilepsia no indica predisposición a la convulsión después de trauma de cráneo.

Boxeo

Algunos autores creen que esta actividad deba ser prohibida para cualquier niño, principalmente las epilépticas, a pesar de no haber datos que muestren que atletas epilépticos sufren mayor riesgo. El estudio realizado entre boxeadores amateur en Suecia no demostró daño cerebral significativo, a diferencia del ya comprobado en boxeadores profesionales, que van de leves disturbios cognitivos hasta el síndrome del punch-drunk.

Deportes de motor

Los deportes sobre ruedas requieren equipos de seguridad y las calles concurridas deben ser evitadas. Deben ser liberados para pacientes con enfermedad controlada y, si no hay buen control o si el diagnóstico es reciente, esas actividades deben ser limitadas inicialmente.

Deportes que involucran altura

Como estas actividades pueden traer riesgo de lesión seria y muerte, se debe realizar una evaluación individual que tenga en cuenta el tipo y la frecuencia de las crisis y la respuesta al tratamiento, principalmente en relación con el hipismo, el ciclismo y la gimnasia olímpica. El alpinismo y el paracaidismo están formalmente contraindicados (así como el buceo, ya citado), por razones obvias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>