Examen de sangre

¿De qué se trata un examen de sangre?

Uno de los exámenes más comunes y que nos hemos realizado más de una vez en la vida, es el que recolecta sangre de una arteria para luego ser analizado en algún laboratorio clínico. Varias personas le temen mucho a este procedimiento, porque no pueden ver sangre o porque sufren de belonefobia (fobia a las agujas). Por lo mismo, es que hemos querido contarte de qué se trata este método.

El proceso no dura más de cinco o siete minutos, dependiendo del examen que debas realizarte. Como has podido observar, el profesional que te lo practica, habitualmente lo hace desde una arteria que se encuentra en la parte inferior del codo, justo donde se produce el doblez del brazo, pero hay ocasiones en que puede hacerlo en la muñeca, usando una vena en vez de una arteria.

Lo primero que realiza la enfermera es solicitarte que empuñes tu mano con el fin de que sobresalgan las arterias por presión, luego limpiará el sector con un antiséptico e introducirá la aguja por donde ingresará la sangre. En la actualidad, existen artículos que facilitan el traspaso de la sangre al tubo donde se guardará la muestra. Para terminar, quitará la aguja y pondrá un poco de algodón donde hará presión y luego tú, durante unos diez minutos para que no sangre.

La importancia del examen

Este tipo de exámenes no distingue género ni edad, dada la importancia en la información que entrega de cómo está funcionando el organismo. Esto, porque la sangre constituye uno de los elementos más importante del cuerpo humano. En ella hay alimento, oxígeno, entre otras cosas. Además, se constituye de glóbulos rojos, blancos y las plaquetas.

Varias funciones le proporciona al organismo la sangre, por lo mismo es que para los especialistas es tan valioso un examen de esta índole y es solicitado para conocer cualquier dolencia que esté experimentando un paciente.

Dada la importancia de este examen es que es posible obtener conocimientos sobre algún problema metabólico que tenga la persona o problemas respiratorios que esté presentando y no entienda el origen de su padecimiento, por lo que cualquier cambio que estés experimentando que no sea normal, es aconsejable visitar a un médico inmediatamente.

Los tipos de exámenes

En la actualidad, es posible distinguir cinco diferentes tipos de exámenes de sangre que se le aplica al paciente según las indicaciones de la orden y las necesidades correspondientes:

  1. Hematología completa: Es uno de los más realizados y determina la calidad y cantidad de las plaquetas, los glóbulos blancos y rojos y el volumen corpuscular medio. Permite detectar enfermedades como la anemia, infecciones, cáncer, entre otras.
  2. Panel metabólico básico: Es un examen que proporciona información de varios órganos, incluyendo el corazón, músculos, la glucosa, calcio, electrolitos y la función renal.
  3. Estudios enzimas: Es para determinar la calidad de las reacciones químicas del cuerpo.
  4. Examen para determinar posibles problemas cardíacos.
  5. Análisis de coagulación de la sangre.

Complicaciones

Es importante mencionar, que no todas las personas son iguales y eso incluye en el tamaño de sus venas y arterias, lo que afecta directamente cuando se debe realizar este tipo de pruebas, ya que en algunas en mucho más difícil encontrar la vena para sacarle sangre, produciendo algunos riesgos leves como:

  • Sensación de mareo y hasta desmayo.
  • Excesivo sangrado.
  • Moretones
  • Hematomas
  • Falta de cicatrización en la apertura de la piel y su vez una infección

Este tipo de riesgos son controlados por el profesional a cargo de tomar el examen de sangre, pudiendo atender a tiempo cualquier tipo de complicación que se presente durante la prueba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>