¿Cuáles son los síntomas de una hernia lumbar?

Los malos hábitos de postura y la genética, son las principales causales de una una patología que, habitualmente, padecen los hombres de nuestro país. Gran parte de la población masculina, desconoce si dentro de su familia existe algún integrante que sufra o haya padecido una hernia lumbar y, tampoco cuidan su posición a la hora de caminar o estar sentados frente a un computador.

alemana_herniaAdemás de lo anterior, la hernia se presenta con un potente dolor lumbar en la zona baja de la espalda, que adormece o se siente una pérdida de fuerza en las extremidades inferiores del cuerpo. Cuando una persona puede estar siendo víctima de esta patología, también presenta problemas para controlar el esfínter, por lo que se recomienda la visita a un especialista de manera inmediata.

Las hernias suelen afectar principalmente a los hombres, que ya en entrada su edad madura, deberían comenzar a estar atentos a estos síntomas que podrían derivarse en esta patología, que también afecta a jóvenes desde los 17 años, cuando los malos hábitos de postura son constantes o pueden estar fabricando ellos mismos el problema, por una mala calidad de sus tejidos.

Para evitar ser víctima de una hernia lumbar, los especialistas recomiendan mejorar las posturas al caminar y al sentarse, contar con una rutina de ejercicios o hacer deporte de manera regular, comer sano y llevar un estilo de vida más saludable, evitando realizar cualquier fuerza brusca.

 ¿Cómo tratarla?

Luego de que el especialista haya determinado que el dolor que tiene el paciente corresponde a una hernia lumbar y descartó otras patologías, comienza el tratamiento para ayudar a sobrellevar la enfermedad.

Tradicionalmente, esta dolencia es tratada con antiinflamatorios y analgésicos, para disminuir el dolor, a lo cual se puede sumar el uso de algún relajante muscular. Junto con estos, se receta reposo temporal dejando fuera toda actividad física.

Cuando el dolor es insoportable, el médico determina una licencia médica con reposo absoluto.  Este puede extenderse entre dos y tres semanas aproximadamente.

Muchas veces, si el especialista lo determina según los resultados de los exámenes y las atenciones del paciente, se somete a la persona a una intervención quirúrgica.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>