5 consejos para una quimioterapia más tranquila

Para muchos pacientes de cáncer, pensar en la quimioterapia es muchas veces más difícil que pensar en la propia enfermedad.  La quimioterapia, sin embargo, es una gran aliada para aquellos que buscan curarse del cáncer.

Los alcances de la quimioterapia y las enfermedades que trata

La técnica de la quimioterapia fue perfeccionada y utilizada masivamente desde mediados del siglo XX para el tratamiento del cáncer. Se trata de fármacos que ayudan a destruir las células cancerosas directamente. Los avances de la tecnología han permitido continuar expandiendo los alcances y mejoras.

La quimioterapia es utilizada en diversos objetivos, según diagnóstico que realice el especialista con su paciente, pero está enfocado en curar un cáncer en específico, en controlar el crecimiento peligroso de tumores, además de reducir el tamaño de los mismos antes de llegar a la etapa de la cirugía, que atacan el elemento de forma directa, así como aliviar los dolores provocados por la enfermedad.

quimioterapia_tranquilaEn tanto, también esta técnica es utilizada como complemento de la extirpación quirúriga de un tumor, para terminar por eliminar todo rastro de células cancerosas. Esto se denomina tratamiento adyuvante.

Entonces, llamamos de quimioterapia un tratamiento intensivo hecho por un conjunto medicamentos combinados para lograr el efecto deseado. El tratamiento y sus efectos secundarios pueden variar mucho de persona para persona, pero algunos hábitos pueden hacer con que sea más fácil pasar por esa etapa. Conócelos:

1. Complementar la quimioterapia

Existen otras terapias complementarias, que pueden mejorar los efectos y ayudar a pasar por los efectos de la quimioterapia de forma más tranquila, son ellos: la acupuntura, técnicas de relajación, musicoterapia o el uso de otras substancias recomendadas un doctor especializado.

2. Hidratarse

El tratamiento puede causar algunos tipos de mal estar. Para mejorar la sensación de náuseas,  bebidas frías y gaseosas ayudan, sobre todo cuando se toma de forma frecuente pero en pequeñas cantidades. Los pacientes deben hidratarse siempre adecuadamente, pero sin excesos porque se puede tener el efecto contrario.

3. Higiene y alimentos confiables

La quimioterapia puede hacer el paciente más propenso a las infecciones. Por eso una buena higiene en los  cuidados con la alimentación es imprescindible. Evite comer alimentos crudos que son más propensos a contaminación.

4. Motívese con ejercicios

El ejercicio dependerá de la situación de cada paciente y la recomendación de un fisioterapeuta cualificado. La actividad física puede ser beneficiosa para mejorar algunos síntomas de fatiga, náuseas y vómitos. Paseos a la luz  del día y natación también son recomendables.

5. Ambientes abiertos

Evitar los ambientes cerrados o con aglomeración de personas, eso es muy importante para la prevención de cualquier virus, porque su sistema inmunológico estará débil. Estar al aire libre ayuda también en las náuseas, pues es más difícil que en esos locales se acumulen olores fuertes, entre otros.

Cáncer: un problema de salud mundial

El cáncer no es una realidad lejana en los días actuales y muchos de nosotros ya conocemos a personas que sufren de esa enfermedad. Existen más de 200 tipos diferentes de cáncer, es decir, es una enfermedad que puede alcanzar cualquier órgano de nuestro cuerpo.

El cáncer es un problema de salud pública mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que en el año 2030 se pueden esperar 27 millones de casos incidentes de cáncer, 17 millones de muertes por cáncer y 75 millones de personas vivas, cada año, con cáncer.

Sin embargo, la prevención del cáncer es posible y engloba diversos tipos de acciones realizadas para reducir los riesgos de tener la enfermedad.

El principal objetivo de la prevención primaria, por ejemplo, es impedir que el cáncer se desarrolle. Esto incluye la adopción de un modo de vida saludable en todos sus aspectos y evitar la exposición a sustancias causantes de cáncer como el tabaquismo, el estrés, entre otros.

La prevención secundaria del cáncer también es muy importante y busca detectar y tratar enfermedades pre-malignas (por ejemplo, lesión causada por el virus VPH o pólipos en las paredes del intestino) o cánceres asintomáticos iniciales.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>