Estética y depilación: La clave de la belleza del Siglo XXI

Debemos reconocer que vivimos una época sumamente narcisista, esta característica tal vez es producto del exceso de individualismo que mantienen las sociedades actuales. En la que la auto contemplación y el deleite por la estética es algo sumamente cotidiano.

Es cosa de observar cómo, ya sea en el centro comercial o en el transporte público, la mayoría de las personas se toman selfies y las publican en sus redes sociales. La auto adoración de la imagen trae como consecuencia la búsqueda del auto retrato perfecto, es así como llegamos al tema de hoy, la depilación de hombres y mujeres.

A diferencia de años atrás en nuestro país, la depilación actual atrae a ambos géneros, sobre todo si se considera la libertad de género, la cual ya no obliga a estar restringido por el sexo con el que naciste, si no que puedes elegir por tus preferencias. Tengo la teoría que es en el presente que vivimos, es el imaginario que los artistas clásicos tenían cuando labraron sus estatuas, las que se presentaban completamente depiladas.

Pareciera que las personas que buscan el retrato perfecto dijeran, las mujeres: harta cabellera, pero todos los pelos hacia abajo, ¡fuera! y en los hombre lo mismo, pero: abundante cabello y barba, pero del cuello hacía abajo, todo depilado. Al ser una búsqueda estética constante, la solución pareciera ser la depilación láser.

Este tipo de depilación es permanente, razón por la que los narcisistas actuales que buscan el cuerpo y la fotografía perfecta, se sacan más de un peso de encima al realizarlo. Obviamente que la depilación sigue siendo, en comparación numérica con los hombres, mucho más solicitada por las mujeres, pero debemos remarcar la manera en que la búsqueda estética abre posibilidades y alternativas de desempeño, lo que vuelve a las academias de embellecimiento un buen nicho de perfeccionamiento.