Cómo ayudar ante un caso de desmayo

ayudar_desmayoCuando una persona se desmaya pierde la conciencia completamente, por lo que es imposible preguntarle cómo se siente. Esto sucede porque se produce un descenso en la presión arterial, disminuyendo el riego cerebral.

En ocasiones un desmayo puede ser un simple desvanecimiento, o bien un síntoma de otros problemas de salud, como personas que padecen enfermedades crónicas, diabéticos, hipertensos, desnutridos, o embarazadas.

Algunos consejos

Si nunca te has enfrentado a una situación donde un amigo o pariente se ha desmayado a tu lado, es probable que te ocurra en algún momento de la vida y debas prestarle auxilio, además siempre es útil saber qué hacer ante un caso así. Es por ello que a continuación te daremos una serie de consejos para que sepas cómo reaccionar.

1- Cuando te des cuenta que la persona a tu lado se va a desmayar, debes reaccionar lo más rápido posible, e intenta situarte en el lado de la caída para proteger la cabeza, nuca y cuello. De esta manera evitarás graves lesiones que podrían afectarle por el golpe.

2- En el caso de que no hayas podido reaccionar a tiempo, y la persona ya se encuentra en el suelo; debes acercarte a examinar su estado general para saber si tiene lesiones o heridas de gravedad, si es así procura controlar la hemorragia mientras llamas a un servicio de urgencias lo más rápido posible. Si notas que tiene una fractura no intentes mover a la persona, y espera a que lleguen los paramédicos.

3- Si no existen lesiones y la persona respira con normalidad, debes mover a la persona en posición lateral por si comienza a vomitar. Posteriormente debes recostarlo boca arriba con las piernas estiradas y ligeramente elevadas para ayudar a estimular el riego sanguíneo.

4- Evita que se acerquen muchas personas y en el caso de estar en un lugar cerrado, abre puertas y ventanas para que pueda respirar bien.

 

Sepa cómo detectar la rinitis alérgica

detectar_rinitisLa rinitis alérgica es una enfermedad que se genera porque la persona inhala polvo o polen, a lo que el cuerpo reacciona liberando químicos o histamina, ocasionando la alergia.

El polen es un elemento que se encuentra en el ambiente, especialmente en los días de calor, secos y con mucho viento; o bien en los climas fríos, lluviosos y húmedos, donde el polen suele irse al suelo y es olido por todos los que pasan por el lugar.

Las alergias suelen ser hereditarias, es decir que si ambos padres sufren de esto, usted será propenso y la probabilidad es mayor si es la madre la que padece de esto.

Algunos de sus síntomas más comunes son:

-Estornudos

-Ojos llorosos

-Rinorrea

-Picazón en la nariz, ojos, boca, garganta, piel o cualquier área del cuerpo.

-Problemas con el olfato

Ahora bien, si el problema no es tratado por un profesional médico las molestias persistirán afectando cada vez más a su vida diaria, como por ejemplo: tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, fatiga o irritabilidad, oídos o nariz tapados, disminución del sentido del olfato, hinchazón o círculos oscuros en el área baja de los ojos.

Tratamiento

Las formas de tratar este tipo de enfermedad respiratoria es evitando a toda costa el polen, y aunque suene imposible de realizar, por lo menos se debe tratar de reducir la exposición.

Los medicamentos ayudarán a atenuar los síntomas, como por ejemplo:

1° Antihistamínicos, que son ideales para utilizar en el caso de que los síntomas no duren mucho tiempo.

2° Descongestionantes ayudan a reducir los síntomas de la congestión nasal.

3° Corticoesteroides son más efectivos cuando se aplican en la nariz con aerosol, y funcionan de mejor manera cuando se administran de manera continua. Esta manera es tan segura que inclusive es muy efectivo para los niños que padecen rinitis.

Si está utilizando uno de estos métodos, y de pronto el tratamiento deja de surtir efecto, o los síntomas empeoran, lo más recomendable es acudir inmediatamente a su médico para que lo ayude a acabar con el problema definitivamente.

Todo lo que debe saber sobre las infecciones urinarias

infeccion_urinariaLa infección urinaria es un problema que se escucha con bastante frecuencia, sobre todo por los molestos malestares que provoca, y es que es un padecimiento que afecta tanto a mujeres como a hombres generando infección en las vías o el tracto urinario, las que pueden ocurrir en:

-Los riñones, ya sea en uno de ellos o en ambos

-Los uréteres que son los conductos que llevan la orina desde cada riñón hasta la vejiga.

-La uretra, consiste en una infección del conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior.

-La vejiga, también llamada cistitis o infección vesical.

Y usted se preguntará ¿por qué se produce este problema? ;pues bien, gran porcentaje de estas infecciones son causadas por bacterias que ingresan a la uretra, y posteriormente a la vejiga, desarrollándose en esa área con mayor frecuencia. No obstante en algunas ocasiones puede propagarse a los riñones.

Un aspecto importante a tener en cuenta, es que las mujeres tienen mayores probabilidades de desarrollar esta enfermedad, debido a que su uretra es más corta, y está más cerca del ano que en los hombres. Es por ello que tienen mayores posibilidades de contraerla, especialmente después de la actividad sexual, y se incrementan los riesgos si padece de cálculos renales, incontinencia intestinal, tener problemas para vaciar la vejiga, diabetes, embarazo, estar inmóvil por gran cantidad de tiempo (debido a otra enfermedad), próstata agrandada, uretra estrecha, o bien tener un mal que afecte sus hábitos de cuidados personales (como delirio o alzheimer).

Sus principales síntomas

Las maneras de detectar una infección urinaria son:

1° Dolor o ardor al orinar

2° Tener calambres en la parte inferior de la espalda o abdomen

3° Presentar cambios en la orina, como turbiedad o sangre, acompañada de un olor fuerte.

4° Constante necesidad de orinar, inclusive después de haber ido al baño.

Si una persona tiene estos síntomas, debe acudir cuanto antes de un médico urólogo pues él es el profesional apropiado, porque se enfoca en el tratamiento de enfermedades del sistema urinario tanto masculino, como femenino.