¿Qué significa tener una dieta saludable?

images (5)

Muchos hablan de tener una dieta saludable, en ocasiones hacemos dietas milagrosas de una semana y perjudicamos nuestro cuerpo sin saberlo, el tema principal es realmente ¿sabemos qué se considera saludable?, pues bien debes saber que para llegar a esto es necesario que no sólo los alimentos sean los adecuados, sino que también dependerá de la actividad física que hagas.

Una dieta saludable tiene como objetivo brindarte todos los nutrientes necesarios tanto para el momento como para el futuro. La idea es que ésta se caracterice por ser variada, ya que en conclusión no hay ningún superalimento que otorgue todos los nutrientes de una sola vez, por lo que deberás fijarte en consumir diariamente un poco de todas las proteínas.

Por otro lado, una dieta se caracteriza por mantener tus funciones vitales sin problemas y por otorgar toda la energía necesaria para enfrentar el día con fuerzas , tanto físicas como intelectuales.

Por último una dieta saludable debe ser equilibrada, pero esto no quiere decir que de todo debes comer la misma cantidad, sino que se debe respetar los porcentajes de nutrientes recomendados, esto quiere decir que idealmente debes consumir hasta un 60% en hidratos de carbono o azúcares, 35% de grasa y hasta un 15% en proteínas.

Es importante que se tome consciencia de las consecuencias que trae una mala alimentación y de hecho, cuidar no sólo nuestro bienestar sino también de las futuras generaciones. Por ello es importante que se tenga conocimiento de qué alimentos se pueden ingerir, si puede compre una guía alimenticia o vea en la web menú saludables que le permita tener toda la energía necesaria y a la vez no lo perjudique a largo o corto plazo su organismo.

Junto con la alimentación recuerde siempre hacer ejercicios, no es necesario que vaya a un gimnasio o que se esfuerce mucho, con una caminata sobre media hora y tres veces a la semana será suficiente para mantenerse sin problema alguno.

 

Mejora tu rendimiento cuidando tu alimentación

salud6

No es un cliché, varios son los estudios que han demostrado que la alimentación afecta de manera directa los procesos de estudio, por lo que es importante que niños y adolescentes coman de forma equilibrada, incorporando tanto vitaminas como  hidratos de carbono.

Ahora, si estás en período de exámenes te aconsejamos aumentar algunos nutrientes como vitamina  E, B, Potasio, Magnesio, Zinc, Litio y Selenio, ya que éstos te ayudarán en la memoria e incluso mejorarán tu estado de ánimo.

Por otra parte, en cada plato es importante incluir una ensalada o verdura cocida, no debes olvidar consumir pastas o arroz, puedes hacerlo  tres veces a la semana y si hablamos de frutas puedes ingerir cinco raciones al día. Aunque algunos no lo consideran los lácteos también son importantes en esta historia, por lo que preocúpate de consumir uno al día.

Alimentos que te ayudarán a mejorar tu rendimiento

  • Huevos: Es una buena idea comenzar tu día con huevos cocidos ya que éstos tienen colina, lo que permite fortalecer las conexiones de las neuronas.

  • Pescado: Todos los pescados que contengan DHA son excelentes, ya que este ácido ayuda en los procesos cognitivos como el de la memoria.

  • Zanahoria: Ayuda en la memoria ya que contiene beta caroteno.

  • Almendras: Beneficia a la actividad cerebral

  • Coliflor o hígados: Estimula la creación de acetilcolina, que en definitiva es un neurotransmisor que regula las actividades como la atención y el aprendizaje.

  • Arroz: Las cereales contiene  glucosa que es considero como el nutriente de energía principal que tiene el cerebro.

  • Té verde: Ideal para todo el día, ya que contiene cafeína, por lo que te brinda la energía suficiente para enfrentar el día.

Si bien estos alimentos te ayudarán en tu objetivo de mejorar tu rendimiento, debes comprender que no sacas nada si sólo los consumes el día previo a un examen, para su funcionamiento pleno debes ser constante en una dieta equilibrada y saludable.

¿Qué debo hacer si soy insulinodependiente?

descarga (5)

Lo primero que debes saber que la diabetes insulinodependiente se forma porque el páncreas que es el creador de la hormona insulina deja de formarlo o lo hace de forma insuficiente, lo que trae como consecuencia que el azúcar se quede en la sangre en vez de transformarse en energía para el cuerpo.

Entre los síntomas más comunes y a los que debes poner atención primeramente es a los factores genéticos, pregúntate, ¿hay alguien de tu familia que la padezca?, por otro lado si tienes una sed intensa, si evacuas una gran cantidad de orina, si sientes fatiga y si hay una baja en el peso de manera drástica, si es así debes acudir a un médico para que te haga los exámenes correspondientes.

Debes saber que esta enfermedad aparece por lo general antes de los 20 años y se caracteriza por ser autoinmune, quiere decir que es el mismo cuerpo que reacciona ante este dilema.

Ahora, si te diagnosticaron esta enfermedad, debes tomarlo con calma, ya que la vida no cambia del todo. Lo que sí debes tener en claro es seguir de forma rigurosa el tratamiento, que consiste principalmente en una inyección de insulina de forma subcutánea entre 1 y 4 veces al día. Para dar con la dosis correcta será necesario que el paciente se revise su concentración de azúcar para administrar el tratamiento, a la vez es útil mantener un cuaderno en donde vayas anotando las medidas para sacar finalmente un cálculo ideal.

Es importante que al ser diagnosticada esta enfermedad el paciente tome consciencia sobre su situación, al principio su vida se verá alterada de forma drástica, ya que deberá controlarse varias veces al día, se debe preocupar de cuidar la alimentación y hacer ejercicios durante la semana.

 

Tips para una limpieza libre de tóxicos

67D

Sin lugar a dudas nuestro hogar es un foco de múltiples sustancias tóxicas, lo que lleva a provocarnos varios problemas de salud como enfermedades respiratorias, alergias y problemas cognitivos. Puede parecer sorprendente, pero un estudio realizado por Greenpeace en Europa indica que el aire que circula en nuestras casas puede estar mucho más contaminado que inclusive el exterior.

La mayoría de elementos contaminantes se encuentran en pinturas, alfombras, pinturas y productos de aseo, siendo los más dañinos el Formaldehído; sustancia volátil y altamente inflamable, Benzeno; que en grandes cantidades puede provocar la muerte, mientras que en bajas concentraciones induce al sueño y mareo y Xileno; causantes de dolor de cabeza y náuseas.

Luego de saber algunos de los daños que nos provocan estos elementos, te invitamos a hacer una limpieza ecológica de tu casa y para ello te brindamos algunos consejos que de seguro te serán de gran ayuda.

  • ¡Ventila!

Es la primera regla y la más simple. Si estamos en temporada de verano mantén siempre una corriente de aire, mientras que si es invierno será bueno que mantengas unos 5 a 15 minutos diarios abierta alguna ventana.

Anda al lugar en donde guardas tus productos de limpieza y date cuenta que todo lo que tienes ahí (con alto niveles químicos) se mezcla con el aire de tu hogar y por ende entra a tu organismo. Existen otras maneras de limpiar, ¡¡así que vamos; termina esos envases o regálalos y cámbiate a productos naturales!!”

Si aún te preocupa con qué limpiarás, puedes ocupar el vinagre como limpiavidrios, ya que es desincrustante y desinfectante, para la cocina y la ropa puedes utilizar bicarbonato de sodio ya que actúa como desodorizante y suavizante. Para los muebles de madera usa el aceite de oliva para que vuelvan a brillar. Ahora, también debes saber que existen varias alternativas de limpieza más naturales en el mercado.

  • Compra plantas:

No sólo te servirán para decorar y llenar tu ambiente de buena energía, sino que además, éstas te ayudarán a descontaminar el aire, ya que absorben componentes como el Xileno, Tolueno y el Dióxido de carbono.

Ahora, si no sabes nada de plantas, te aconsejamos comprar hiedra o ficus, ya que ambas son muy eficaces en esta tarea.

 

Cáncer de mama: aumento de casos en Latinoamérica

clinica_alemana_oncologiaLos estudios realizados en esta materia, han arrojado cifras alarmantes en cuanto a la cantidad de personas que padecerán cáncer de mama en los países en desarrollo de Latinoamérica. Los resultados hechos por la Agencia Internacional para Investigación del Cáncer que pertenece a la Organización Mundial de Salud, advierte que para el 2030 serán cerca de 22 millones de diagnóstico de este tipo, aumentando la cifra de muerte por este motivo a 13 millones por año.

Lo anterior, supone un cambio drástico en la enfermedad por lo malos hábitos que van adoptando las personas, como alto consumo de tabaco que existe en la población. Además de lo anterior, la investigación afirma que el impacto será mayor en aquellos países que no cuentan con la infraestructura correspondiente para enfrentar dicha anomalía.

A comienzos del 2011, el cáncer se sobrepuso como una de las principales causas de muerte, llegando en el 2014 14,1 millones de víctimas. Dejando atrás las enfermedades cardiovasculares, llegando a ser motivo de muerte en un 70% de la población en África, Asia y América Latina.

Debido al aumento de la población, en los países menos preparados en equipos para enfrentar el cáncer de mama, es inevitable que se sigan produciendo mayores muertes a causa de éste. De esta manera, la OMS llama a concientizar a la ciudadanía sobre los riesgos que puedan estar produciendo cáncer en las personas y además, a considerar cuáles serían las formas de poder prevenir este tipo de cáncer.

Contaminación ambiental

¿Qué enfermedades son provocadas por malos olores?

La contaminación por olores es un tema sumamente preocupante cuando de la salud se trata, hemos visto que varias industrias en la actualidad, libera residuos al aire en forma de gases y estos, de manera invisible, afectan al organismo de los pobladores.

Cuando una persona está frente al fuego y acerca la mano, el organismo le dice de inmediato que la aleje para evitar el riesgo de quemaduras; lo mismo ocurre con los olores, si se sienten malos olores, entonces también hay que alejarse.

Y es que la sensación de asco, es una advertencia que indica que debemos alejarnos de la fuente de mal olor, ya que no solo es asco, después vienen las náuseas, mareos, dolores de cabeza e incluso, enfermedades graves.

¿Qué peligros en concreto, representan la contaminación generada por los malos olores? Revise más a continuación.

¿Qué ocurre al exponerse a malos olores?

Las más comunes, involucran las enfermedades de carácter respiratorias, tales como:

  • Asma
  • Gripe
  • Neumonía
  • Bronquitis

Cuando estamos expuestos a gases como los de alcantarillado, cuyo olor se asemeja al de huevos podridos, no suele ser grave en bajas concentraciones; ahora bien, en altas cantidades puede provocar irritación de ojos, garganta y nariz, fatiga, pérdida de apetito y cefálea.

En el caso de las plantas de tratamiento de aguas, probablemente el peor efecto es el olor desagradable del agua residual, que no debiera ser grave si se toman medidas a tiempo.

En caso contrario, las partículas de agua que se diseminan por el aire, terminan provocando malestares gastrointestinales, diarrea, vómitos y náuseas, siendo una gran amenaza para la salud pública cuando entran en los suministros de agua.

Lo mismo ocurre con las procesadoras de alimentos, que despiden diferentes tipos de partículas contaminantes y que muchas veces se mezclan con el agua, generando también enfermedades respiratorias y estomacales.

¿Cómo se puede solucionar todo esto entonces? Con una buena gestión de olores, donde deben intervenir autoridades, implementando planes de acción efectivos; industrias, que tengan fiscalizaciones y tecnología adecuada; y comunidades, que sepan dar aviso cuando empresas no cumplen con las normativas de olores y generan problemas.

Ya lo sabe, el primer fiscalizador de los malos olores que puedan perjudicarlo directa o indirectamente eres tú mismo. Por lo mismo, lo mejor es tener este tema controlado, de tal forma que podamos vivir de manera saludable y mantener nuestro organismo limpio de cualquier mal olor, que pueda causar daños.