Examen de sangre

¿De qué se trata un examen de sangre?

Uno de los exámenes más comunes y que nos hemos realizado más de una vez en la vida, es el que recolecta sangre de una arteria para luego ser analizado en algún laboratorio clínico. Varias personas le temen mucho a este procedimiento, porque no pueden ver sangre o porque sufren de belonefobia (fobia a las agujas). Por lo mismo, es que hemos querido contarte de qué se trata este método.

El proceso no dura más de cinco o siete minutos, dependiendo del examen que debas realizarte. Como has podido observar, el profesional que te lo practica, habitualmente lo hace desde una arteria que se encuentra en la parte inferior del codo, justo donde se produce el doblez del brazo, pero hay ocasiones en que puede hacerlo en la muñeca, usando una vena en vez de una arteria.

Lo primero que realiza la enfermera es solicitarte que empuñes tu mano con el fin de que sobresalgan las arterias por presión, luego limpiará el sector con un antiséptico e introducirá la aguja por donde ingresará la sangre. En la actualidad, existen artículos que facilitan el traspaso de la sangre al tubo donde se guardará la muestra. Para terminar, quitará la aguja y pondrá un poco de algodón donde hará presión y luego tú, durante unos diez minutos para que no sangre.

La importancia del examen

Este tipo de exámenes no distingue género ni edad, dada la importancia en la información que entrega de cómo está funcionando el organismo. Esto, porque la sangre constituye uno de los elementos más importante del cuerpo humano. En ella hay alimento, oxígeno, entre otras cosas. Además, se constituye de glóbulos rojos, blancos y las plaquetas.

Varias funciones le proporciona al organismo la sangre, por lo mismo es que para los especialistas es tan valioso un examen de esta índole y es solicitado para conocer cualquier dolencia que esté experimentando un paciente.

Dada la importancia de este examen es que es posible obtener conocimientos sobre algún problema metabólico que tenga la persona o problemas respiratorios que esté presentando y no entienda el origen de su padecimiento, por lo que cualquier cambio que estés experimentando que no sea normal, es aconsejable visitar a un médico inmediatamente.

Los tipos de exámenes

En la actualidad, es posible distinguir cinco diferentes tipos de exámenes de sangre que se le aplica al paciente según las indicaciones de la orden y las necesidades correspondientes:

  1. Hematología completa: Es uno de los más realizados y determina la calidad y cantidad de las plaquetas, los glóbulos blancos y rojos y el volumen corpuscular medio. Permite detectar enfermedades como la anemia, infecciones, cáncer, entre otras.
  2. Panel metabólico básico: Es un examen que proporciona información de varios órganos, incluyendo el corazón, músculos, la glucosa, calcio, electrolitos y la función renal.
  3. Estudios enzimas: Es para determinar la calidad de las reacciones químicas del cuerpo.
  4. Examen para determinar posibles problemas cardíacos.
  5. Análisis de coagulación de la sangre.

Complicaciones

Es importante mencionar, que no todas las personas son iguales y eso incluye en el tamaño de sus venas y arterias, lo que afecta directamente cuando se debe realizar este tipo de pruebas, ya que en algunas en mucho más difícil encontrar la vena para sacarle sangre, produciendo algunos riesgos leves como:

  • Sensación de mareo y hasta desmayo.
  • Excesivo sangrado.
  • Moretones
  • Hematomas
  • Falta de cicatrización en la apertura de la piel y su vez una infección

Este tipo de riesgos son controlados por el profesional a cargo de tomar el examen de sangre, pudiendo atender a tiempo cualquier tipo de complicación que se presente durante la prueba.

Young Nurse Tending to Young Woman with Neck Brace and Arm Cast

Ventajas de ser enfermero

¿Tienes una vocación de servicio? Esto es lo primero que deberías preguntarte si estás pensando en dedicarte a la enfermería como carrera profesional, pero además debes tener muy presente que también tienes que adquirir conocimientos en dos áreas. La primera de ellas son las destrezas y habilidades para la interacción con los pacientes y su parte científica, porque está sustentada sobre la base del conocimiento científico.

Tienes que estar al tanto también de que la enfermería es una de las profesiones más sacrificadas y con bastante dedicación. También es bueno saber que la ayuda que prestaremos al resto de las personas será en momentos más vulnerables. Asimismo, el enfermero o enfermera pasa mucho más tiempo con un paciente que el médico, por lo que logra conocerlo en mayor profundidad y logra descifrar lo que desea y piensa, pudiendo así ayudarlo en todo su proceso de rehabilitación. La vigencia de esta carrera con el paso del tiempo no es algo que sorprenda, ya que siempre existen personas enfermedad o con diversos cuidados.

Una de las ventajas más grandes que presenta la enfermería es el hecho de conseguir trabajo con mucha rapidez. Además, su campo laboral no es acotado, ya que si bien es indispensable su lugar en clínicas y hospitales, también pueden estar presentes en establecimientos educacionales, fábricas, asilos o incluso en cualquier empresa que cuente con una enfermería. Sin embargo, no todo es color de rosa, ya que existen algunos inconvenientes como las extensas horas de trabajo que a la alrga derivan en agotamiento físico y mental.

Lo sí hay que reconocer de esta carrera es que más allá de una gratificación económica, que por supuesto la hay, existe la gratificación del cariño de los pacientes y por saber que se está ayudando a una persona a recuperar su vida. Ser enfermero requiere de un gran amor al prójimo, quiere decir ser solidario, saber comprender las necesidades de nuestros pacientes y por sobre tener siempre una palabra amable para hacer sentir mejor a los pacientes.

enfermeras

Ventajas de ser enfermera

Estudiar enfermería no es sólo una profesión, también fácilmente podría ser llamado un arte y una ciencia. Lo primero que tiene que tener una persona que quiere dedicarse a esto es vocación, ya que si bien las habilidades y los conocimientos son importantes, no resultan ser suficientes para ser un buen enfermero. Por lo mismo es fundamental estar dispuestos a cuidar de personas que tengan diversas enfermedades o que estén heridas. Dentro de la medicina o la ciencia de la salud, la enfermería es tal vez una de las carreras que más sacrificio exige, pues no tan sólo requiere de aprender la teoría, sino que la vocación para ayudar a enfermos es vital. Ellos se transforman en un factor fundamental en la recuperación y tratamiento de un enfermo, pues son los que están para observar y monitorear a los pacientes, mientras el médico sólo se dedica a diagnosticar.

En cuanto a lo laboral, una de las ventajas que ofrece la enfermería es que es una profesión altamente demandada en cualquier lugar, ya que las personas con diversas patologías se encuentran en cualquier lugar. Los beneficios de esta carrera es que se pueden continuar los estudios y especializarse en cualquiera de los campos de la salud. Además, tienen un buen campo laboral de dónde elegir, ya que pueden desempeñarse en clínicas, hospitales, postas de salud, policlínicos, así como también en colegios, institutos, empresas, o cualquier lugar con enfermos o ancianos que necesiten una atención especial.

Pero también requieren de ciertas habilidades o labores que deben cumplir a cabalidad. Como son los directos responsables del bienestar de los pacientes, deben estar atentos a cada detalle de lo que sucede a su alrededor, por muy intrascendente que parezca. Tienen que tener la habilidad para notar cuando algo no está bien y saber actuar al respecto.

enfermeria

Cualidades que deben existir en la enfermería

No existen profesionales que ayuden más al ser humano que los médicos. Sin embargo, hay otros profesionales que prestan un servicio y una labor, quizás igual que la que ellos realizan, que son los enfermeros o técnicos en enfermería. Los cuidados que estas personas pueden brindarnos son innegables y por lo mismo, es que se hace bastante necesario. Para ser un buen enfermero se necesitan cualidades personales y habilidades prácticas, que requieren de estudio y práctica, lo demás es pura vocación.  Junto con esto, hay algunas características que debe cumplir un buen enfermero:

  • Técnicas de comunicación: Esto es bastante necesario para tener la capacidad de explicar un procedimiento a un paciente o las circunstancias actuales de la enfermedad de un paciente ya sea a él o a la familia. Necesita saber manejar la situación y tener el mayor tacto posible para tratar todas las posibles situaciones.

  • Paciencia: Una de las virtudes más grandes de la enfermería es la paciencia, ya que deberán gestionar algunas solicitudes y peticiones o preocupaciones de sus pacientes y de los familiares.

  • Empatía: Si entiendes lo que piensa un médico o lo que siente un paciente, entonces sin duda que la comunicación fluirá mucho más entre todas las partes. Debes ponerte siempre en el lugar del otro, para que logres entender su realidad y saber afrontar los diversos escenarios.

  • Estabilidad emocional: Esto puede ayudarte a ti y a los que te rodean. Tienes que estar al tanto de que tratarás con personas que sufren e incluso con la muerte, por lo que tienes que estar preparado para el peor de los casos. Además, en muchos casos serás un soporte para la familia.

  • Buen estado físico: Turnos largos y varias horas de pie es lo que tendrás que vivir en muchas jornadas. Además, necesitarás de fuerza para levantar a pacientes, por lo que habrá tensión en numerosos huesos y cansancio en las articulaciones.

enfermedad_cardiovascular

Factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares

Cuidar su salud es el reto principal de todo ser humano, para ello es necesario cuidar cada aspecto de la vida cotidiana. Entre las muchas enfermedades que pueden afectarnos se encuentran en primer lugar las cardiovasculares (ECV).

Pero ¿en qué consiste y cuáles son los factores de riesgo? Como su nombre lo indica, las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Se puede manifestar de diversas formas, con variados síntomas, lo cierto es que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, ésta es la principal causa de muerte en el mundo.

Entre los datos proporcionados por el organismo internacional se señala que este tipo de patologías afecta por igual a hombres y mujeres, y que éstas pueden prevenirse actuando a tiempo sobre los factores de riesgo: consumo de tabaco, dietas no sanas u obesidad, la inactividad física, la hipertensión arterial, la diabetes y el aumento de los lípidos.

Controlando el riesgo

Para hablar de los principales factores de riesgo, primero hay que decir que éstos se pueden clasificar en tres: mala alimentación, inactividad física y vicios.

Primero, la mala alimentación alude al consumo elevado de grasas, sal y otros elementos nocivos, en desmedro de las frutas y verduras, que ayudan a equilibrar el organismo.

La falta de actividad física se suma a una dieta desbalanceada, lo cual termina ocasionando un alza en al presión arterial,  en el azúcar, en las grasas en la sangre y obesidad. Todos estos son padecimientos que se pueden tratar pero que van sumando posibilidades de que se sufra algún tipo de ECV.

Al tercer factor lo hemos catalogado como “vicios” ya que tanto el tabaco como el alcohol son agentes nocivos para el organismo, con cero aporte beneficioso y cuyo consumo aumenta cada año y, lo que es peor, a más temprana edad.

Como se puede ver, todos los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares son perfectamente controlables. Cada persona tiene la facultad de escoger dejar el tabaco, el alcohol y de cambiar su dieta de comida chatarra por una más rica en verduras y otros alimentos saludables.